Chiste: Bush en el infierno

George W. Bush se muere e inmediatamente se va al infierno, donde el diablo lo está esperando.

- "Realmente, no sé qué voy a hacer contigo le dijo el diablo, estás en mi lista, pero no tengo lugar para ti, y como has sido tan malo tienes que quedarte aquí, así que vamos a hacer lo siguiente:

Hay algunas personas aquí que no fueron tan malas como tú, así que tendré que dejar ir a alguien y tú te quedarás en su lugar, es más, te doy a escoger una de tres celdas.

Bush, no tenía otra opción y aceptó.

De modo que el diablo abrió la primera celda.

Allí estaba Richard Nixon en una gran piscina.

Todo lo que hacía era zambullirse en el agua y volver a salir.

Ese era su destino en el infierno.

"No, -dijo Bush-, esto no me gusta, yo no soy buen nadador y no puedo hacer eso todo el día."

El diablo abrió la segunda celda y ahí estaba José María Aznar.

Todo el santo día picando con un martillo una montaña de piedra a la vez que escuchaba a Ana Botella.

"No, -dijo Bush, no puedo picar piedras todo el día, pues tengo problemas con el hombro."

El diablo abrió la tercera celda y he aquí a Saddam Hussein, cómodamente tirado en el suelo, con las manos detrás de la cabeza, las piernas abiertas y fumándose un largo puro cubano.

Agachada sobre el bajo vientre de Sadam se encontraba Mónica Lewinsky, haciendo lo que ella sabe hacer mejor...

Bush miró la escena con incredulidad y gritó animadísimo:

- "¡Aquí me quiero quedar!" -

Entonces el diablo dijo, "muy bien" ... y gritó:

- ¡Mónica, ya llegó tu relevo!" ...

Chiste subido por Ramón el 2009-03-31 a las 20:56:37

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *