Chiste: Casa de putas de las hermanitas de la caridad

Casa de putas de las hermanitas de la caridad

Un hombre va conduciendo por una carretera y de pronto ve un letrero que dice:"CASA DE PUTAS DE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD, 20KM".

Imagina que ha leído mal y sigue conduciendo, pero al rato ve otro letrero: "CASA DE PUTAS DE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD, 10 KM".

"Imposible", piensa el hombre y sigue conduciendo.

Al rato aparece otro letrero: CASA DE PUTAS DE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD, PROXIMA SALIDA A LA DERECHA"

Presa de la curiosidad, en lugar de seguir su camino, el hombre toma el desvío indicado que por una carretera solitaria le lleva a un aparcamiento al lado de lo que parece un convento.

Aparca su coche se dirige al convento y en él hay otro letrero: "CASA DE PUTAS DE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD"

Sin más espera, el hombre llama a la puerta, y le abre una anciana monja.

- Buenas tardes hijo mío, que deseas?

- Vengo por lo del anuncio de la carretera- responde el hombre algo nervioso

- Pase hombre de Dios, siga por ese pasillo, al fondo verá una puerta con una luz roja, entre y le indicarán.

- Gracias- responde el hombre.

Sigue las indicaciones de la monja y al llegar a la puerta de a luz roja, llama y otra monja más joven le abre.

- Buenas tardes hombre de Dios, ¿que desea?

- Vengo por lo del anuncio en la carretera.

- Bien, pase y deposite en el cepillo de esa mesa la cantidad de 60 euros.

El hombre introduce el dinero en el cepillo.

- Ahora diríjase a la puerta verde y siga el pasillo, hasta la última puerta.

El hombre abre la puerta verde y empieza a caminar, al llegar a la última puerta la abre y se encuentra en el aparcamiento donde había dejado el coche. Se da la vuelta sorprendido y encuentra otro letrero: "VE CON DIOS, ACABAN DE JODERTE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD".

Chiste subido por Ramón el 2009-02-14 a las 19:16:25

Compartir:

Comentarios:

pilar 2014-11-16 a las 16:42:47

chistes de curas y monjas

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *

Categorías del Chiste:

Chistes de curas y monjas