Chiste: Contra el aburrimiento

La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo que qué hago diariamente, ahora que estoy retirado...

Pues bien, por ejemplo, el otro día fui a Madrid y entré en el edificio de usos múltiples de la calle Alcalá para presentar una documentación; sin tardar en la gestión ni cinco minutos.

Cuando salí, un Policía Local estaba poniendo una infracción por estacionamiento prohibido.

Rápidamente me acerqué a él y le dije:

-¡Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos...! Dios le recompensaría si hiciera un pequeño gesto para con un jubilado...

Me ignoró olímpicamente y continuó rellenando la infracción.

La verdad es que me pasé un poco y le dije que no tenía vergüenza.

Me miró fríamente y empezó a llenar otra infracción alegando que, además, el vehículo no tenía la pegatina de la ITV.

Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que estaba tratando con un cabrón, que le habían dejado entrar en la Policía porque no servía para otra cosa...

Él acabó con la segunda infracción, la colocó debajo del limpiaparabrisas, y empezó con una tercera.

No me achiqué y estuve así durante unos 20 minutos llamándole de todo, desde sieso gilipollas, hasta h de p....

Él, a cada insulto, respondía con una nueva infracción.

Con cada infracción que llenaba, se le dibujaba un sonrisa que reflejaba la satisfacción de la venganza.

Después de la enésima infracción le dije:

- Lo tengo que dejar, porque ¡Ahí viene mi autobús!

Tenías que haber visto la cara de gilipollas que se le puso al municipal.

Desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco.

Es importante hacer algo a mi edad, para no aburrirme.

Chiste enviado por mi amiga Espe

Muchas besos y muchas gracias.

Chiste subido por Elena el 2013-05-05 a las 10:18:17

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *