Chiste: Cosillas de rubias

Una guapa y joven rubia coge el avión a Nueva York con un pasaje en clase turista. Cuando llega al avión busca su asiento y de repente se encuentra con los asientos de primera clase. Viendo que éstos son mucho más grandes y confortables, decide sentarse en el primer asiento vacío que ve.

La azafata comprueba su billete y le dice a la chica que su asiento es de clase turista. La rubia responde: "Soy joven, rubia y guapa, y voy a sentarme aquí hasta llegar a Nueva York". Frustrada, la azafata va a la cabina e informa al capitán del problema con la rubia.

El capitán va a hablar con la rubia y le confirma que su asiento es de clase turista. La rubia responde: "Soy joven, rubia y guapa, y voy a sentarme aquí hasta llegar a Nueva York". El capitán no quiere causar problemas al resto de pasajeros de la clase, con lo que se retira a la cabina para comentarle el problema al copiloto.

El copiloto le dice que su novia es rubia y que puede hacerse cargo del problema, así que va a ver a la rubia y le susurra algo al oído.

Ella inmediatamente se levanta y dice: "Muchísimas gracias", abraza al copiloto y se va a sentar a su asiento de clase turista.

El piloto y la azafata, que estaban observando alucinados la escena, corren a preguntarle al copiloto que le ha dicho a la chica para convencerla.

El copiloto les dice: "Simplemente la informé de que los asientos de primera clase no van a Nueva York..."

Una rubia va conduciendo su nuevo coche deportivo, cuando de repente, y mientras se está retocando en el espejo, se la pega contra un coche que está aparcado. La rubia se queda estupefacta cuando ve salir al tío del coche. Éste coge una tiza, dibuja un círculo en el suelo y le dice amenazante a la rubia:

- Quédate dentro del círculo, ¡Y NO TE MUEVAS!

Ella obedece y se mete en él. Acto seguido, el hombre va a su coche y, con un bate de béisbol, comienza a destrozar uno por uno todos los cristales del coche de la rubia. Cuando la mira, la rubia está sonriendo discretamente, y muy mosqueado le dice:

-¿Encuentras esto divertido?

De nuevo, se vuelve hacia el coche de la rubia y destroza la tapicería del auto.

Cuando vuelve a mirar a la rubia, ésta se está partiendo de risa.

Loco de furia, el tío araña con sus llaves el coche de la rubia, rompe los neumáticos..., cuando la mira se está desternillando..

Entonces, el tío rocía de gasolina el coche y lo quema. Cuando la vuelve a mirar, está tirada por los suelos de la risa. El tío, fuera de sí, le grita:

- ¿¿ QUÉ TE PARECE TAN DIVERTIDO??

A lo que la rubia replica:

- Ja, ja, ja, cada vez que no me mirabas, ¡¡ me he salido del círculo!!

Una rubia impresionante entra en un centro de comunicaciones mundiales para enviar un mensaje intercontinental a su madre.

Cuando el hombre le dice que costaría $300, ella exclama:

- ¡Cielos!, no tengo ese dinero. Pero necesito, como sea, enviar ese mensaje a mi madre.

El hombre arquea una ceja (como podemos imaginar) y le pregunta:

- ¿Como sea?

- Sí, sí, por favor -exclama la rubia

- Bien entonces, simplemente sígueme - dice al hombre caminando hacia el fondo.

La rubia lo sigue.

- Entre y cierre la puerta -dice el hombre.

Ella así lo hace. Entonces él dice:

- Ahora póngase de rodillas.

Ella extrañada obedece.

- Bájame el cierre del pantalón.

La rubia le baja el cierre.

- Ahora sácamela... -dice él, ya bien excitado (con el muñeco duro).

- Ella mete su mano, lo alcanza y lo saca... hace una pausa, todavía dudosa.

El hombre cierra sus ojos y excitadísimo susurra casi sin voz:

- Bien... adelante mujer

La rubia, despacio, acerca sus labios mientras sostiene con una mano el miembro y... tentativamente, dice:

- Hola Mamá, ¿puedes oírme?.

Dos rubias se van al bosque a busca un pino para Navidad.

Después de dos horas de búsqueda, una le dice a la otra:

- Bueno, ya es suficiente! El próximo pino que veamos lo cogemos, tenga o no tenga bolas de Navidad!

Chiste subido por Elena el 2009-03-13 a las 11:44:32

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *