Chiste: Crónica del baño de Mujeres

 

De niña me enseñaron a limpiar la tabla del inodoro con papel higiénico y luego poner cuidadosamente tiras de papel en el perímetro de la tabla.

Finalmente me instruyeron:

'Nunca, nunca te sientes en un baño público'.

Y luego me mostraron 'La posición', que consiste en balancearte sobre el inodoro en una posición de sentarse sin que tu cuerpo haga contacto con la tapa.

Eso fue hace mucho tiempo.

Pero aún hoy, en nuestros años más maduros, 'la posición' es dolorosamente difícil de mantener cuando tu vejiga está que revienta.

Cuando 'tienes que ir' a un baño público, te encuentras con una fila de mujeres que te hace pensar que las trusas de Brad Pitt están a la venta… y a mitad de precio.

Así que esperas pacientemente y sonríes amablemente a las demás mujeres que también están discretamente cruzando las piernas, y hablando las tonterías que pueden

hablar solo las mujeres que están en la fila para orinar.

Finalmente te toca tu turno...

Verificas cada cubículo por debajo para ver si no hay piernas.

Todos están ocupados...

Finalmente uno se abre y te lanzas casi empujando a la persona que va saliendo.

Entras y te das cuenta que el picaporte no funciona... no importa… la sostendré con la mano.

Cuando quieres colgar tu bolso de algún gancho que tendría que haber en la puerta... no hay gancho, así que te lo cuelgas del cuello mientras miras cómo se balancea debajo tuyo y sintiendo que te lastima la correa que te colgaste al cuello, porque el bolso está lleno de mugres que le fuiste tirando dentro, la mayoría de las cuales no usas, pero que las traes por si luego sirven.

Pero volviendo a la puerta... como no tenía picaporte, sólo tienes la opción de sostenerla con una mano, mientras que con la otra de un tirón te bajas la pantaleta y asumes 'la posición'...

Alivio... Ahhhhhh.....

Más alivio... y de repente suena el celular -que está obviamente en el bolso-.

Ahí es cuando tus muslos empiezan a temblar…

Te encantaría sentarte, pero no tuviste tiempo de limpiar la tapa ni la cubriste con papel, así que te quedas en 'la posición' mientras tus piernas tiemblan tan fuerte que registrarían 8 grados en la escala de Richter!!! sin contar la salpicada finita del chorro que pega en la loza y que te moja hasta las medias (que seguramente se va a notar) pese a tu esfuerzo, el teléfono deja de sonar.

Buscas el rollo de papel higiénico y te das cuenta que... el rollo está vacío!!!

Tus piernas tiemblan cada vez más... recuerdas el pedacito de papel con el que te limpiaste hace un rato la nariz.... eso tendría que ser suficiente.

Lo arrugas de la manera más esponjada posible, pero es pequeño y encima todavía está embarrado de moco...

En eso, alguien empuja la puerta de tu baño y como el cerrojo no funciona recibes tremendo golpe en la cabeza y gritas enojada y como una loca:'Esta ocupadoo!!!'.

Mientras continúas empujando la puerta con tu mano libre... suena de nuevo el celular y en el intento de apagarlo definitivamente, el pedacito de kleenex que tenías en la mano se te cae exactamente en un charquito que hay en el piso y no estás segura si es agua

o... tus piernas ya no aguantan y te vas de espalda y te caes sentada en el inodoro del baño.

Te levantas rápidamente y con asco, pero ya es demasiado tarde, tu trasero ya entró en contacto con todos los gérmenes y formas de vida del asiento porque tu no lo cubriste con papel higiénico... que de todos modos no había, aún cuando hubieras tenido tiempo de hacerlo.

Sin contar el golpe en la cabeza, el ahorcamiento de la correa del bolso,la salpicada

de pis en tus piernas y en las medias (que todavía están mojadas), el recuerdo de tu mamá diciéndote 'que desagradable... no sabes que clase de enfermedades podrías agarrar ahí...'.

Pero la debacle no termina ahí... ahora el sensor automático del baño suelta el agua como si fuera una fuente y manda todo al colector con tal fuerza que te tienes que agarrar del tubo que sostiene el papel de baño por miedo a que te vaya a succionar y te quedes atorada.

Aquí es cuando finalmente te rindes.

Estás empapada por el agua que salió del baño como fuente.

Estás exhausta.

Tratas de limpiarte con un celofán de unos chiclets Adams y luego sales al lavamanos, te las secas con una toalla de papel (esto hubiera podido reemplazar el papel higiénico) y sales pasando junto a la línea de mujeres que aún están esperando con las piernas cruzadas y eres incapaz de sonreír cortésmente.

Un alma caritativa al final de la línea te dice que vas arrastrando papel higiénico pegado a tu zapato...!

Tironeas el papel del zapato, lo depositas en la mano de la mujer que te dijo que lo traías pegado y le dices suavemente:

'Toma... puedes necesitarlo...!!!' y sales.

En este momento miras a tu novio que ha entrado, usado y salido del baño de hombres y que tuvo tiempo de sobra para leer un best seller mientras te esperaba.

'¿Por qué tardaste tanto?' te pregunta… 'estaba preocupado.. te llamé dos veces al celular por si te había pasado algo...no contestaste !!!!'.

 

Dedicado a todas las mujeres que tienen que usar baños públicos.

Y a los hombres, para que entiendan porque las mujeres tardan tanto.

 

Chiste subido por Ramón el 2018-11-24 a las 09:30:34

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *