Chiste: El acuerdo post-mortem

El matrimonio había llegado a un acuerdo:

Quién muriera primero volvería a informar al otro de la otra vida, pues no sabían si existía la reencarnación.

Su mayor temor era que no existiera nada después de la muerte.

Después de una larga vida juntos, el marido fue el primero en morir, y, fiel a la palabra dada, cumplió con lo acordado en vida.

- María, María.

- ¿Eres tú, Manolo?

- Sí, he vuelto y, tal como dijimos, te cuento. Esto es maravilloso.

- ¿Y qué haces? ¿Qué se siente?

- Me levanto por la mañana y nada mas levantarme hago el amor varias veces. Tomo el desayuno y voy al campo de golf. Después hago la siesta a la sombra. El sol aquí calienta demasiado. Y luego de la siesta otro par de veces más vuelvo a hacer el amor.

A continuación tomo un almuerzo con el que disfrutarías, pues solamente como verduras. Un rato más después vuelvo al campo de golf y el resto de la tarde continuo haciendo el amor. Cena, y vuelvo al campo de golf a seguir hinchándome de hacer el amor, y cambiando de hembra cuando quiero, y así hasta altas horas de la noche. Luego a dormir y al día siguiente se comienza de nuevo.

- ¡Oh Manolo... estás en el Cielo!

- No, María, no... Estoy en Cabanillas del Campo y ahora soy un conejo.

Chiste enviado por mi amiga Carmen Hernando.

Chiste subido por Ramón el 2012-06-21 a las 10:28:09

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *

Categorías del Chiste:

Chistes de parejas