Chiste: El doctor y la solución

Doctor, tengo el siguiente problema: cuando hago el amor con

mi mujer, me da la impresión de que no siente nada.

Algunas veces incluso se duerme... ¡figúrese!

Eso tiene una explicación científica. Algunas mujeres cuando

se excitan se acaloran tanto, que les es imposible sentir nada.

Trate de hacerle el amor y abanicarla al mismo tiempo.

¡Gracias, Doctor!

Y esa noche así lo hizo, pero cuando atendía al abanico, no

atendía a lo otro. Así que contrató a un negro para que la abanicase,

mientras él le hacía el amor.

Dale, negro. ¡Abaníca! ¿Sientes algo ahora, mi amor? - No, nada.

¡Más fuerte, negro! ¡Carajo! ¿Y ahora, mami? - Nada, nada...

A ver, negro. Dame para acá el abanico y tú dale a ella.

El negro se pone encima de la mujer y empieza con lo suyo, mientras el

marido la abanicaba.

¿Y ahora, cariño, sientes algo?

¡¡¡Siiii... ahora siii... ahhhh... AHHHH...!

- ¿Ves, negro de mierda?

¡Así se abanica!

Chiste subido por Elena el 2009-03-04 a las 12:12:48

Compartir:

Comentarios:

u,u 2013-11-19 a las 02:07:12

u.u

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *