Chiste: El jodido tic nervioso

El jodido tic nervioso

Un hombre que tiene un tic nervioso que le hace guiñar un ojo, pide trabajo como vendedor en una agencia de viajes.

- Según su currículum, veo que usted está más que cualificado para este trabajo - dice el jefe de personal - pero, desgraciadamente, no podemos contratar a un vendedor que esté constantemente guiñando el ojo a los clientes.

- Pero espere -dice el hombre- si me tomo dos aspirinas dejo de guiñar el ojo.

- Muéstreme -dice el jefe de personal.

Entonces el hombre se mete la mano en el bolsillo del pantalón y saca una cantidad enorme de condones de todas formas y colores, finalmente encuentra un par de aspirinas y al ratito de tomarlas deja de guiñar el ojo.

- Es excelente que haya dejado de guiñar el ojo -dice el jefe-, pero no podemos tener vendedores que sean unos mujeriegos.

- ¿Qué quiere decir? -pregunta el hombre-, yo estoy felizmente casado.

- ¿Y cómo explica todos esos condones?, dice el jefe.

- Ah, eso... -dice el hombre- haga usted la prueba de ir a una farmacia y pedir aspirinas guiñando el ojo.

Chiste enviado por mi amigo Pedro de Zaragoza. Muchas gracias.

Chiste subido por Ramón el 2010-01-17 a las 19:30:31

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *