Chiste: Los Traductores sí tenemos sentido del humor

 

LOS TRADUCTORES SÍ TENEMOS SENTIDO DEL HUMOR

Uno de los tópicos más típicos, extendidos y, en general, más inexactos del mundo es que los traductores no tenemos sentido del humor. Hoy a los miembros del equipo de la empresa de traduccion Okodia, nos gustaría aprovechar el espacio que nos han cedido en este divertido blog para intentar demostrar, con pruebas empíricas, que los sesudos, literales y “raritos” personajes que nos dedicamos al sector de la traducción sí que tenemos nuestro puntito salado. Por supuesto, se aceptan todo tipo de críticas constructivas, hechas con cariño y, por supuesto, con mucho sentido del humor.

 

Traductor = Soso = Literal

Casi todos los traductores, cuando están en confianza con sus colegas de profesión, se quejan de lo mismo: su grupo de amigos les tilda de sosos y de excesivamente literales. ¿Por qué esa creencia popular? Quizá sea porque los profesionales que hemos decidido dedicarnos a esto hemos tenido que pasar bastantes años de nuestra vida con la nariz metida entre los libros (en la era de los dinosaurios, antes de que llegara la bendita Internet), aprendiendo interminables listas de verbos irregulares, pensando y repensando si un verbo latino termina así o termina asá… Otra posible razón de nuestra aparente seriedad y falta de salero social podemos encontrarla en nuestro día a día, en el trabajo que hacemos día sí, noche también. Habitualmente los clientes de nuestra agencia de traducción nos piden que hagamos “para ayer” un montón de traducciones médicas, científicas, técnicas, juradas, jurídicas… No recuerdo que nos hayan encargado nunca traducir un libro sobre humor y, ahora que lo pienso, esa tarea no debe ser nada fácil, ¿verdad? Imagina que tienes que traducir del alemán al español el típico chiste de “Jaimito” o, más difícil todavía, traducir al español un chiste del “Lepe” alemán, un chascarrillo sobre los habitantes de esa región alemana llamada Frisia Oriental.  ¿Es imposible? Veamos…

La difícil tarea de traducir el sentido del humor

Empezamos con Jaimito. Para empezar, nuestro trabajo de localización nos indica que el pequeño gamberrete español tiene un homónimo en alemán llamado “Fritz” o, más cariñosamente, “Fritzchen”. Hasta ahí, bien, ahora empieza lo divertido. Lo vemos con un ejemplo. Si te has criado en Alemania, quizás le encuentres la gracia a la primera al siguiente chiste:

- Die Lehrerin fragt Fritzchen: “Wie viele Weltmeere gibt es und wie heißen sie?”

- Fritzchens Antwort: “Es gibt sieben und ich heiße Fritz.”

 

Si nos limitáramos a traducir más o menos literalmente este par de frases del alemán al español nos quedaría un texto aproximadamente como este:

- En clase la señorita le pregunta a Jaimito: “Jaimito, ¿cuántos océanos existen y cómo se llaman?“

- Y Jaimito contesta: “Señorita, hay siete y me llamo Jaimito”.

 

¿Qué cara se te ha quedado? ¿La de traductor soso? ;) Vamos a intentar explicarlo: la clave del chiste está en la frase “wie heißen sie?” que puede tener dos acepciones en castellano “¿Cuáles son sus nombres?” y “¿Cómo se llama usted”? ¿Es un sentido del humor pelín germano para nuestro carácter latino? Bien, quizás sí…

 

Vamos a probar al revés. Tomemos un “Ostfriesenwitze”, un chiste clásico del Lepe de Alemania, e intentemos  trasladarlo a nuestro idioma:

- Frage: Warum essen Ostfriesen keine Brezeln?

- Antwort: Weil sie den Knoten nicht lösen können.

 

Una traducción exacta al español de este par de frases sería:

Pregunta: ¿Por qué los de Frisia no comen Pretzel?

Respuesta: Porque no pueden desatar el nudo.

 

¿No lo entiendes? No te preocupes, si no eres aficionado a la panadería típica alemana es imposible que sepas que un Pretzel es una especie de pastel salado en forma de lazo. ¿Sigues sin encontrarle la gracia? Bueno, quizá a la mentalidad alemana tampoco le haría sonreír uno de nuestros chistes “léperos” más clásicos: “¿Por qué los de Lepe se montan en una gallina cuando viajan a Sevilla? ¡Para poder decir que fueron en Ave!”.

 

 

Selección de chistes

Durante varios meses, decidimos alegrar un poco la tarde de los lunes a nuestros seguidores de Twitter tuiteando (valga la redundancia) lo que llamábamos “micro chistes lingüísticos”. La sección tuvo un éxito social enorme (una prueba más de que los traductores no somos nada sosos) así que hoy nos gustaría compartir con todos vosotros una selección de lo mejorcito que publicamos en aquella época. Por supuesto, los chistes no los inventó ni los escribió ningún traductor (somos salados, pero no tanto), fueron pescados con todo el cariño en ese inmenso océano social llamado Internet. Esperamos que los disfrutéis tanto como nosotros hemos disfrutado escribir este artículo para “Hola Soy Ramón”.

Los clásicos chistes de “¿cómo se dice?” en alemán, chino, japonés, etc.:

- ¿Cómo se dice “trueno” en #alemán?

- Nuveskrugen.

 

- ¿Cómo se dice 99 en chino?

- Cachichien.

 

- ¿Cómo se dice electricista  en japonés?

- Yo kito fokito.

 

- ¿Cómo se dice mecánico en japonés?

- Yokuromoto.

 

- ¿Cómo se dice espejo en chino?

- Aitoilló.

 

- ¿Cómo se dice bigote en italiano?

-Trampolini di moco.

 

- ¿Cómo se llama el peor jugador de fútbol de Japón?

- Nitocope Lota.

 

- ¿Cómo se dice papel higiénico en japonés?

- Kita Kakita.

Otra variedad extremadamente popular y que nunca pasa de moda la encontramos en los chistes sobre el supuesto pésimo inglés de los hispanohablantes. Como ves, la lista de chascarrillos es mucho más jugosa que el ya clásico “cup of café con leche”:

 

- ¿Sabe usted inglés?

- Sí.

- ¿Nivel?

- Level.

 

- ¿Sabe usted inglés?

- If, if.

 

- ¿Sabe usted inglés?

- Sí.

- Bien, ¿qué significa “I am”?

- ¡Una de la mañana!

 

- ¿Sabe usted inglés?

- Sí.

- Traduzca “Yo libro los lunes”

- I book on Mondays.

 

Y un chiste final especialmente dedicado a todos los amigos que andan diciendo por ahí que los traductores somos gente excesivamente literal

- Mi novia me dejó y se fue con mi mejor amigo.

- Te entiendo perfectamente.

- ¿Te pasó a ti lo mismo?

- No, pero hablo castellano.

 

Hace unas semanas recibí este correo:

Me llamo Yolanda y soy la ayudante de marketing de Okodia. Somos una agencia de traducción que nos gusta todo lo relacionado con la escritura, educación, etc... Eso sí, en cada escrito que realizamos le damos nuestro toque personal y distintivo. 
Ya hace un tiempo que sigo tu blog porque tienes un toque fresco y diferente en comparación a los demás. El motivo por el cual me pongo en contacto contigo, es que nos gustaría poder colaborar contigo y escribirte un artículo para tu blog. En este caso la temática iría relacionado con los chistes y el humor. Eso sí, llevaríamos siempre la línea editorial que tienes en tus artículos.

Por supuesto estoy encantado de publicar ésta y todas las colaboraciones que se me envíen.

 

Enviado por Okodia - Grupo traductor.

Muchos besos y muchas gracias.

 

Chiste subido por Ramón el 2015-06-19 a las 19:03:01

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *