Chiste: Un banco

Entra un tío en un banco, encapuchado con una media en la cabeza, y con una metralleta del calibre 14.

Pega un hostión a la puerta y empieza a gritar desesperao:

-¡Me cago en la puta, todo el mundo al suelo, esto es un atraco!

Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-tá (se lía a disparar contra el techo, ante el acojone de los presentes).

-¡A ver, quiero toda la pasta de la caja ahora mismo, cagondiós!

Ra-ta-ta-ta-tá.

- Que no se mueva nadie o no respondo, hostia puta, ¡venga ese dinero! Tú, cajera de mierda, ¡dame toda la pasta! ¡Ahora!

Ra-ta-ta-ta-ta-ta-tá.

La cajera, acojonada, traga saliva..., respira hondo..., se santigua... se dirige amablemente al ladrón:

- Oiga..., que... es que... esto no es... no es lo que usted cree...

El atracador:

- ¡No me vengas con gilipolleces! ¡Hostia!, ¿qué dices?, ¿qué pasa?

La cajera:

- Es que... esto... esto no es un banco como los demás...

Y el atracador:

- ¡Qué coño quiere decir que no es un banco como los demás! No me jodas, cagonlaputa, venga esa pasta, de una vez!

Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-tá.

Y la cajera, intentando sonreír:

-No puede ser... (glups)..., aquí no... aquí es que no hay dinero... Esto es un banco de semen...

El atracador se sale de los nervios:

- ¡Pero qué coño! ¡Me cagonlarreputa!

Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-tá.

- ¿Pues no m'ha jodío la tía...? A ver, ¿y qué leches tenéis en esos cajones?

La cajera, algo más serena:

-Son... muestras de semen.

Abre el cajón y le enseña una serie de probetas llenas del liquidillo.

El chorizo se queda pensativo, y al rato le dice:

- ¿Ah, sí? Pues ahora te vas a beber una, cagonlaputayá.

Nuevo careto de pánico de la cajera.

-Pero...

-¡Que te bebas una ahora mismo, hostia!

Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-tá.

- ¡No me pongas nervioso y obedece!

Ra-ta-ta-ta-ta-tá.

La tía empieza a llorar..., se vuelve a santiguar..., coge la probeta..., se la mira..., mira al atracador...

- ¿A qué esperas? ¡Bébetela ya de una puta vez!

Ella suspira, se tapa la nariz, cierra los ojos... y se bebe todo el contenido de la probeta de un trago (en plan "p'adentro").

El chorizo la mira a los ojos, se quita la media de la cabeza, se acerca a ella, y le dice muuuuy suavemente:

- ¿Lo ves, Bea, cariño, como si quieres, puedes?

Chiste subido por Elena el 2009-03-05 a las 11:37:50

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *