Chiste: Yo invito a la bailarina

Una mujer enorme y con vestido de tirantes entra en un bar.

Levanta un brazo, lo que le permite enseñar un tremendo sobaco peludo.

Mira a todos los tíos que había allí sentados y les dice, "Es que nadie me va a invitar a un trago?"

Todo el mundo se queda callado y hace por ignorarla, excepto un borracho que estaba al final de la barra que, dando un manotazo en la barra, proclama: "Yo le pago un trago a la bailarina".

La tipa se pide un güisqui solo y se lo hinca de un trago.

Tras lo cual se vuelve a dirigir a los clientes del bar y, levantando de nuevo el brazo y enseñando el sobaco muy peludo, vuelve a decir:

"Es que no hay nadie lo suficientemente hombre aquí que me invite a un trago?".

A lo que el mismo borracho al final de la barra le responde, dando otro golpe en la barra, diciendo "Camarero! Le pago otro trago a la bailarina!".

El camarero, un tanto molesto, se acerca al borracho y le dice:

"Amigo, no es asunto mío si quiere invitar a esa tipa, pero por que insiste en llamarla bailarina?".

Y el borracho le responde:

"Una mujer que es capaz de levantar la pierna tan alto no tiene más remedio que ser una bailarina".

Chiste subido por Ramón el 2009-02-14 a las 19:23:07

Compartir:

Comentarios:

Todavía no hay ningún comentario

 

Nombre *
E-Mail *
Web
Comentario *

Categorías del Chiste:

Chistes de borrach@s