San Andrés – 2015 – Brad Peyton

 

 

San Andrés fue uno de los discípulos de Cristo.

Fue crucificado con la cruz en equis en Grecia y tardó tres días en morir.

Mientras fallecía siguió predicando la doctrina cristiana.

 

Pero esta peli no va de la vida de este santo (hubiera sido mejor) sino de la Falla de San Andrés.

Tiene 1.200 Km de longitud y recorre California de norte a sur, causando terribles terremotos.

 

Después de ver la peli termino con el corazón partío.

 

Por un lado me lo he pasado fenomenal, con edificios cayendo a lo bestia, como una atracción de feria a lo grande.

 

La familia rota que se une gracias a la desgracia común, aflorando los mejores sentimientos.

 

Con un fortachón Dwayne “The Rock” Johnson que da gloria verlo de lo lucido que está y que no hace mal su papel, incluso podría decir que en ocasiones parece actor.

 

Con dos bellas. Por un lado la madurita, pero atractiva Carla Gugino que se mantiene fenomenal.

 

Por otro la jovencita Alexandra Daddario que tiene unos ojos que, como diría un romántico, se podría navegar toda una vida en ellos.

 

La peli es una montaña rusa de impresiones que no te deja respiro y te impide un racionamiento adecuado.

 

Por otro lado la peli no soporta ni el más mínimo análisis.

 

Se trata de la típica peli de catástrofes de las que padecemos periódicamente sin que se aporte nada original.

 

Es cine de escombro donde parece que se establece un concurso a ver que edificio levanta más polvo.

 

La historia no se sostiene (ni los rascacielos).

 

Dwayne “The Rock” Johnson acude a salvar a su esposa que se divorcia para liarse con un ricachón. Para rato iba cualquier exmarido cabal a salvar a su ex. Con la cantidad de chicas guapas divorciadas que hay en el mundo.

 

Luego se dedican a buscar a la hija perdida. Van por tierra, robando un coche, por aire, robando una avioneta y por mar, robando un barco. Como hay que salvar a la niña desaparece el concepto de propiedad privada.

 

La escena de la RCP es patética y previsible. Penosa, emética, insoportable, cabreante…

 

El científico Paul Giamatti está, como siempre estupendo. Escaso aliento.

 

Salir contento de una peli y que tu racionamiento posterior te diga a gritos que es basura es muy triste.

 

Recuerdo que en 1974 vi una peli que se llamaba Terremoto con unos crepusculares Charlton Heston y Ava Gardner, también intervenía la exuberante Victoria Principal. Esta peli contaba con sensurrum (o como se diga) y me pasó lo mismo me gustó, pero no se aguantaba.

 

Me consuela que en el fondo sigo siendo un jovenzano tan tontaína como hace 40 años.

 

Ya sé que puedo hacer con mi problema: ¡tiritas para este corazón partío!.

 


Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de  HolaSoyRamónVídeos

 


 

 

San_Andr_s-397400007-large

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: