Vacaciones en Praga

 

Hemos estado una semanita en Praga y lo hemos pasado fenomenal.

 

Praga es una ciudad estupenda con muchas cosas que ver que está llenita de turistas. No te haces bien idea de como son los praguenses porque casi solo se ven turistas.

 

Tiene una red de tranvías estupenda que te llevan a cualquier sitio, hay tranvías circulando con más de cien años y otros supermodernos. E

l tranvía es un medio de transporte que me recuerda mi infancia en Zaragoza (la mejor ciudad del mundo) y por eso viajar en tranvía tiene un punto de nostalgia.

Por cierto los billetes de tranvía, que también sirven para el metro y el autobús, se pueden comprar en la recepción del hotel.

 

Hay unas visitas guiadas gratuitas en castellano que se colocan cerca del Reloj Astronómico y que salen a las once para ver el centro de Praga y a las dos de la tarde para visitar El Castillo. Nosotros hicimos la visita de las once con una guía mejicana que se llama Sony.

Ya habíamos visto bastantes cosas por nuestra cuenta. Las dos horas de tour fueron estupendas. La energía, la emoción y las ganas que trasmitía Sony eran extraordinarias. Una visita imprescindible.

 

Sony nos recomendó un mercadillo para comprar souvenirs que resultó estupendo en Havelska, con puestos de fruta y de recuerdos mezclados. Allí me compré un gorrito de piel estilo soviético que ya os enseñaré.

 

La comida es más barata que en España. Hemos cenado varias noches por 4 ó 5 euros por persona.

Un día comimos en la cervecería U Flekú donde van repartiendo unas jarras impresionantes de cerveza negra y comí un gulás que me emocionó. Un local muy típico, tal vez demasiado turístico, donde un par de músicos tocaban el acordeón y el saxofón.

Nos preguntaron de dónde éramos y nos tocaron Que viva España y Clavelitos. La verdad es que no llegué a conmoverme.

 

Una noche cenamos en Certovca un restaurante a la orilla del Moldava a la entrada de la isla de Kampa. Al restaurante se accede por la calle más estrecha del mundo, solo cabe una persona y hay un semáforo que regula el paso. Es un sitio caro, nos costó 1.700 coronas checas para los tres pero el codillo es extraordinario.

 

En el cambio de euros a coronas te suelen timar descaradamente. Te ponen 24 coronas un euro en los carteles y solo te dan poco más de 20. El sitio que mejor cambiamos fue en el hotel.

 

Hay algún praguense simpático pero en general son bastante bordes. El premio a la bordería se lo doy a una señorita en una oficina de change en la Plaza de la Ciudad Vieja y a otra joven en el aeropuerto que ayuda a los viajeros a hacer el check-in.

 

Esperaba encontrar puestos de salchichas por todas partes como en Berlín y no es así, solo en la Plaza de Wenceslao, aún así procuré tomar salchichas todos los días.

 

Los taxistas de Praga no son de mucha confianza. Es conveniente negociar el precio de la carrera antes de nada, sino ponen el taxímetro en marcha y te dan el paseo del siglo. Con los que traté no eran muy simpáticos.

 

El checo es un idioma imposible, hay palabras que llevan cuatro acentos y las consonantes también se acentúan.

Pero a los pocos días ya me defendía y terminé hablando con cierta soltura.

El inglés lo habla todo el mundo y Elena y Mar son prácticamente bilingües por lo que no ha habido ningún problema.

Pero el idioma que más se oía era el castellano, por dos razones. Porque había españoles por todas partes y porque somos los que más chillamos (junto con los italianos).

 

En general la impresión sobre Praga es muy buena, es un sitio que merece visitar sin prisas.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

5 Comentarios to “Vacaciones en Praga”

  1. Jesus Zurdo says:

    Me alegro mucho de tu disfrute, bien acompañado como siempre, pero mas me alegro de que te hayan dejado volver.
    Querido amigo, de digo lo de la cancikón de Miguel Rios… ” BIENVENIDOS “.

    Un abrazo para todos

    Jesus

  2. Fidel says:

    Hola Ramon… creo q es la primera vez q escribo en tu web, no la primera q la ojeo, jaja. Bueno, ya veo q lo habeis pasado genial. Espero q este sábado cuando nos veamos nos cuentes más y así pasar el “mal” trago de la boda, jajaja…. uuuyy q no me oiga la Chus. Bromas a parte. Nos vemos el sábado y nos amplias informacion de vuestras vacaciones. Un fuerte abrazo

  3. lourdes says:

    HOla, RAmón¡¡¡ Nosotros tb hemos estado una semanita en Praga, con los niños, y nos lo pasamos todos en grande porque hay planes para hacer para todas las edades. Recomendable no salir de Praga, pues una semana se queda corta para disfrutarla y sacarla el juguillo. En cuanto a la simpatía de los praguenses, chico, nosotros no encontramos ningún borde más que en España: algunos haberlos haylos pero como en todos los lados. Sólo añadir que es superrecomendable salirse de los circuitos turísticos y encontraréis un montón de garitos encantadores con cerveza baratísima y comida muy aceptable de precio y estupenda de sabor (nosotros comíamos y cenábamos por unos 15 euros cada uno con vino y todo). Recomiendo ir a la opera de marionetas en el teatro de la zona del barrio judío (por cierto, unica zona en la que te saquean los muy…. judíos) y al teatro de luces y sombras. Estuvimos tb en el museo de arte joven (espectacular) que está cerca del puente de Carlos (Karlova). Por cierto, pasear por la orilla del río te puede proporcionar sorpresas (garitos) amuy agradables.
    No digo más. Id a Praga y la disfrutaréis

  4. Fernando says:

    Lo mejor de tus vacaciones la compañia, abrazos

  5. Dani says:

    Ayer volvi de Lituania, concretamente Vilnius y Kaunas, y me ha parecido un pais increible, lo primero q llama la atencion (al menos de 5 treintañeros q van de turismo) es la belleza eslava, es como si a las feas y las gordas las hubieran tirado al rio…perdon x el comentario pero es lo primero q dijimos entre nosotros, jeje, tampoco vimos señoras de mas de 50 años…

    Conforme vas al hotel te fijas q todos los edificios, transportes publicos y en general las caracteristicas de la ciudad (Vilnius) son made in CCCP, a pesar de que llevan 20 años independizados.

    La gente es muy cordial y agradable y no tuvimos problema alguno. El precio de las cosas era bastatne barato, comimos y cenanos todos los dias x 20 litas q al cambio son menos de 6 euros (1LT = 3.45€) con jarra de cerveza incluida. Alli cuando pides una te la sirven siempre de 1/2 litro (Svyturis, supusimos q nacional) y x 4 o 5 LT, es decir poco mas de 1 euro.

    La comida tipica estaba muy beuna en general, pero todo estaba aderezado con papata, debe ser el producto basico de alli, por lo q recomendamos a todas las españolas q manden la dieta mediterranea a cascarla y se pasen a la dieta de la patata q las muejeres se crian muy bien alli, los hombres deben seguir la dieta de la cebada, xq segun comentario de una española q conocimos alli, son bastante feos.

    Las infraestructuras son muy deficientes, yo q me dedico al control de calidas de las mismas vi q alli se lo pasan x el forro, lascalles parecian el dragon khan, pero a la gente se la pela y van a toda hostia.

    X no extenderme mas decir q la conclusion final a la q llegamos fue q las gordas y las feas estan todo el dia pelando patatas con las viejas…

    LIETUVA!!! LIETUVA!!!

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: