La boda de Clarita y Fernando – Historietas basadas en hechos reales, según mis recuerdos

.

.

Clarita y Fernando se conocieron en una boda. Ella amiga de la novia. Él del novio. Muy tópico.

.

Comenzaron a salir y llegó el momento en el que Fernando invitó a su casa a Clarita.

.

La Abuela Gregoria la recibió con:

.

¿Así que eres la novia de mi hijo?

.

Mi madre se sonrojó:

.

Pues no me había dicho nada, aún.

.

Mi padre, un hombre tímido y de pocas palabras se declaró de esta guisa a mi madre, una joven despierta y dicharachera.

.

Un año después de la boda de los amigos celebraron la suya.

.

Los dos habían pasado de los treinta y para la época eran casi solterones.

.

Fernando, curtido en las noches zaragozanas por su oficio de camarero, celebró con sus amigotes la despedida de soltero, la noche anterior al evento.

.

Según su relato pasó la velada de garito en garito. Sus amigos le impidieron regresar a casa hasta la madrugada.

.

Se levantó en un estado lamentable, perfecto para una boda.

.

Fernando era el vigésimo tercer hermano, todos hijos de la Abuela Gregoria y del Abuelo Jaime, personajes que se merecen un post especial.

.

Cuando tiempo después falleció la Abuela Gregoria, su puesto de matriarca fue ocupado por la Tía Pilar.

.

Pilar era la mayor de la saga Bernadó Gavín y nació en 1900, como todo el mundo decía, iba con el siglo.

.

A los 57 años ya tenía un hijo casadero, mi primo Carlos de parecida edad a mi padre.

.

Mi prima Carmen era mayor que Carlos y ya estaba casada y con dos hijos.

.

No sé si esto deja claro, que tengo sobrinos segundos más mayores que yo y primos de la edad de mis padres.

.

Carlos se casaba con mi prima Mari, que siempre ha ocupado el papel de malvada oficial en esta compleja familia.

.

Las relaciones con mi prima Mari han sido difíciles. Mi madre y ella nunca se han hablado, pero Mari siempre ha demostrado mucho cariño hacia mi padre y hacia mí, a lo largo de todos los años.

.

Carlos siempre ha sido considerado una magnífica persona, un buenazo, al estilo de mi padre y un sufridor por soportar a mi prima Mari.

.

Se debió de pactar la boda de las dos parejas para abaratar costes.

.

Era tiempos de penuria económica. Por dar un dato, mis padres, que no tuvieron viaje de novios, se fueron a vivir realquilados con derecho a cocina en una vieja vivienda en la calle Ramón y Cajal donde 9 meses después nací yo.

.

En ese pacto se hizo constar que las dos novias irían con un traje sencillo y sin cola. Una boda modesta, sin alaracas.

.

La relación entre mi tía Pilar y mi prima Mari ya debía de estar deteriorada, pero se complicaron cuando apareció con un traje con varios metros de cola.

.

Pilar enfurecida pretendió cortar la cola con unas grandes tijeras a la entrada de la iglesia, pero mis primos Carmen y José Luis se lo impidieron.

.

En este ambiente de cordialidad se desarrolló el festejo.

.

Por parte de mi madre solo acudieron a la boda su hermano Ramón, que ejerció de padrino, y su cuñada Juanita que vivían en Madrid. La familia canaria no pudo asistir. Mi abuelo Ramón ya andaba enfermo de cáncer.

.

Os comento algunas fotos.

.

Mi madre en su juventud. Una belleza muy de la época.

.

Clarita con cara de circunstancia. Fernando con pinta de enfermo. Y la tía Concha, un personaje fundamental en mi infancia. ().

.

Las dos parejas recién casadas.

.

Mis padres a la derecha con un Fernando sonriente y una Clarita despistada.

.

A la izquierda Mari mira con descaro a la cámara con aires de seguridad y Carlos la observa admirado.

.

Desconozco quien es la joven vestida de blanco de extraño gorrito. Tal vez la novia de otra boda celebrada a la vez. Que sea una invitada, sería sorprendente. El blanco quedaba reservado a las novias.

.

Mi madre muy sonriente, la amiga de blanco seria a más no poder.

.

Detrás a la izquierda se ve a mis primos Carlos y Mari, ella muy feliz.

.

En ninguna foto aparecen ni mi tía Pilar, ni mis primos José Luis y Carmencita ni sus dos hijos, Pepe y Falín.

.

En esta instantánea, un robado, no un posado, se les ve muy contentos, subiendo al coche. Tal vez, escapando de la situación.

.

Fernando siempre fue extremadamente delgado. Clarita con un vestido bastante bonito y sin cola.

.

Termino con la foto del inicio. Un posado muy clásico, en el que la pareja parece más de funeral que de boda.

.

No consigo identificar la iglesia del feliz evento. Tal vez la Iglesia de Santiago o más probablemente la de San Pablo.

.

Espero comentarios de la familia.

.

.

Muchos besos y muchas gracias.

.

Chistes y críticas en holasoyramon.com

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

En Vimeo: vimeo.com/holasoyramon

Podcast de Holasoyramon

.

Todos los post ordenados alfabéticamente. Para buscar una crítica de una peli de forma sencilla…

Un truco para encontrar la crítica de una peli rápidamente:

Pon en Gloogle “hola soy ramon” y el título de la peli.

Para poner un comentario:
Hay 3 casillas.
En la superior va tu nombre.
En la segunda, la del medio, pon una dirección de correo electrónico.
La tercera, la de abajo de las tres, puedes dejarla en blanco o poner tu web.

.

3 Comentarios to “La boda de Clarita y Fernando – Historietas basadas en hechos reales, según mis recuerdos”

  1. Mamá no conoció como dices a la familia de papá, en realidad la encerrona fue mayor.
    La llevó a la Plaza del Pilar un día y allí estaba la tropa Bernadó dispuesta a escudriñar a la moza (parece que la primera) que “por fin” Fernando les iba a presentar.
    Clara (Clarita), llegó a la península un 11 de febrero de 1956. Dejó atrás sus templadas Canarias y aterrizó en una de las peores olas de frío que se recuerdan.
    Fue a Alcalá donde vivía, ya casado, su querido hermano Ramón. La Sra. Concha (madre de nuestra Juani, y por ende suegra del tío Ramón), le metía ladrillos calientes en la cama a esa pobre isleña que no había conocido el frío en su vida.
    Porqué vino a la península nuestra madre, y porqué acabo en Zaragoza se merece otro post.
    Nuestros padres se conocieron el 25 de octubre de 1956 en una boda celebrada en la Iglesia de La Magdalena (ya en Zaragoza), y se casaron el 25 de octubre de 1957 en la Iglesia de Santiago, donde además sería bautizado su hijo mayor, el famoso “holasoyramon”.
    Por cierto, el vestido de mamá era prestado. Éramos pobres de solemnidad.
    Cuando hablas de lo cariñosa que era la “Mari” contigo y con papá, se te olvida añadir que a mi hermana y a mí (más pequeñas que tú), jamás nos dirigió la palabra, supongo que decidió que éramos como nuestra madre, a la que siempre odió, yo creo que de pura envidia. Y “La Mari” no solo es la malvada oficial de la familia, es realmente una de las pocas malas personas que conozco, y por supuesto no me voy a agotar escribiendo de ella.
    Y sí, tuvieron viaje de novios, por supuesto a Canarias donde tuvieron que llevar no solo todos los papeles que acreditaban la boda sino también fotos del evento para que quedase claro que efectivamente mamá se había casado con Fernando.
    El viaje fue un poco tortuoso… primero en tren hasta Madrid con parada para ver al Tío Ramón, luego otro tren interminable hasta Cádiz, y allí un barco con una travesía de demasiados días, porque mamá se puso malísima y empezó a descubrir que el bueno de Fernando prefería ir de cotilla por el barco (para él era algo excepcional) que quedarse a sujetar su mano. Así eran y fueron las cosas.
    Y también por aclarar, la vivienda a la que se fueron a vivir al casarse, no la realquilaron ellos, era donde vivía la abuela Gregoria con la Tía Concha y papá… así que en realidad, mamá se acoplo a un casa que ya estaba llena de gente, incluida la arrendataria, que también estaba allí.
    Efectivamente, allí hermano naciste tú. La casa la derruyeron y han construido una nueva, pero vaya que el sitio está muy localizado.
    Bueno que me enrollo.
    Gracias por hacerme partícipe

  2. Ana Cris Bernadó says:

    Veo, entre los novios y los invitados, a mi querida madre. Ella, Angelines, siempre nos contó la anécdota de las tijeras. Desde luego, la familia Bernadó tiene un montón de historias que contar y algún día mi pluma tiene que plasmarlas en algo parecido a un novelón de época. Qué guapa mi tía Clarita. La adoro. Como bien dice Ramón, la extensa prole de los, para mí , bisabuelos Gregoria y Jaime, hizo que primos y tíos tuviéramos edades dispares y así, mi tito Ramón tiene una edad muy cercana a la mía, y yo misma soy más mayor que su hermana, mi tita Clary. Mis padres siempre nos mantuvieron cercanas a esta familia Bernadó. Ellos adoraban a Fernando y Clarita, y también tenían buena relación con la malísima de Mari y Carlos. Pero lo de las tijeras y otras muchas cosas imperdonables hicieron y hacen que mi cariño vaya hacia esos Bernadó de corazón tan noble, aunque también juerguistas y dicharachero, como fue mi abuelo, el cuarto de los veintitrés hermanos. Ese Bernadó que yo no conocí y que fue sustituido por un ángel llamado Nino, merece un post aparte. Gracias Pilar y Ramón, por estos post.

  3. Elena says:

    Nosotros fuimos de viaje de novios a Alustante, tú primero, yo unos meses detrás. Bueno mejor dicho, fuimos a trabajar, a buscarnos la vida.

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2022
  • 2021
  • 2020
  • 2019
  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: