Spectre – 2015 – Sam Mendes

 

Posiblemente he visto todas las pelis de Bond.

 

Ninguna me ha interesado lo más mínimo.

 

Sus tramas me han parecido clónicas e insufribles.

 

Nunca he disfrutado con este personaje que podía matar impunemente.

 

Voy a ver Spectre por pura obligación.

 

Sam Mendes comienza con un plano secuencia que me atrapa, de un virtuosismo absoluto. Tiene que tener trampa, pero yo no se la encuentro.

 

Decido desde ese momento intentar por todos los medios que la peli me guste.

 

Prometo en ese instante dejar atrás mis prejuicios y intentar divertirme.

 

La escena del helicóptero dando tumbos encima de la plaza de la Constitución en México D.F. repleta de disfrazados de cadáver es impresionante.

 

Luego hay una persecución en coche por las calles de Roma.

 

Después James pisa los talones a unos coches por los bosques austriacos con una avioneta.

 

Tiroteos, explosiones…

 

Spectre da todo lo que promete.

 

Ningún seguidor de la saga se puede ver defraudado.

 

Incluso el personaje de Bond está más simpático y con algún golpe de gracia.

 

La buenorra de turno es la estupenda Léa Seydoux que no le echa demasiada pasión.

 

La bellísima Monica Bellucci tiene poco papel. Una pena. Yo siento veneración por ella.

 

El malo Christoph Waltz tiene poco empaque. Se inventa un aparato con el que microperforar el cerebro de Bond, con muy malos resultados.

 

Es paradógico que los agentes 00 (cero cero) con licencia para matar son los que pretender defender la Democracia y las leyes en contra del espionaje global.

 

A Dios pongo por testigo que intenté dejar mis neuronas más inteligentes anestesiadas (que son pocas), para poder disfrutar del espectáculo de coches, chicas, tiros y testosterona, pero aún así un grupo neuronal numeroso se sublevó.

 

Este conjuntos de células nerviosas me obligan a escribir lo siguiente:

 

Spectre es una más del agente 007.

 

Un argumento reiterado unas decenas de veces.

 

Su protagonista no deja de ser un asesino que mata en nombre del interés de estado, que rebosa testosterona y que sigue siendo absolutamente plano.

 

Aunque Sam Mendes sea un buen director y se esfuerza en componer escenas llamativas y bien rodadas, cuenta solo con una pobre historia.

 

Los fuegos artificiales por pomposos que sean no esconden la misma historia simplista y pobre de siempre.

 

Que quede claro: esto es basura.

 

En mi modestia opinión. 

 

Firmado:

Bernadó. Ramón Bernadó.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

Spectre-683709494-large

.

.

.

.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: