Al final de la escapada – 1960 – Jean-Luc Godard – Taller de Cine de Azuqueca de Henares

.

a_bout_de_souffle-123781020-large

.

a_bout_de_souffle-227329620-large

.

Comentario:

 

Suelo olvidar las películas malas, pero esta recuerdo que la vi a los 17 ó 18 años en un Cine Club de un colegio mayor, cuando empezaba medicina.

 

Desde entonces no había tenido interés en volverla a visitar.

 

Pero recordaba muchas cosas.

 

Como es lógico he oído hablar mucho de ella, porque es una película emblemática de la Nouvelle Vague y porque supuso un cambio en el uso del lenguaje cinematográfico.

 

Todo lo que conozco influye en mi valoración.

 

Verla en pantalla grande y en versión original ha sido un placer.

 

La peli incluye elementos muy diferentes que están combinados de manera curiosamente armónica.

 

Es la historia de un gánster de tercera Michel Poiccard (Jean-Paul Belmondo), un psicópata de medio pelo que fuma como un carretero. Aburrido de la vida, con un fondo existencialista. Asediado por la policía con una continua huida.

 

También es un documental de un verano de 1959 en París, con visita de Eisenhower incluida. Un retrato de los Campos Elíseos. Rodado al natural, con los viandantes mirando la grabación.

 

Es el retrato de los bajos fondos franceses, de delincuentes de baja estopa que malviven de pequeños delitos o estafas.

 

Pero también es la historia de un amor apasionado e inseguro en el que Patricia Franchini (Jean Seberg) se siente atraída por un chulillo, pero no termina de estar segura de sus propios sentimientos.

 

La entrevista a Jean-Pierre Melville como una crítica al creador cultureta que responde estupidamente a preguntas estúpidas, escena metida con calzador dentro de una trama que no va por ese camino.

 

Me impresionan elementos narrativos que siguen siendo muy modernos como:

 

La rotura de la cuarta pared de los dos protagonistas.

 

El plano cogote que ahora vuelve a estar de moda que nace de la necesidad de hacer producciones de bajo presupuesto como fue esta peli.

 

Los cortes en el mismo plano que resultan atrevidos, pero a mí personalmente me gustan.

 

Los fuera de campo eficaces, pero que hacen que la producción se abarate.

 

El rodaje casi en tiempo real de la escena en el piso de los dos enamorados con diálogos incoherentes que no siguen un racord convencional.

 

Ha habido muchos eruditos que han encontrado muchos más elementos de interés en esta peli casi experimental.

 

A mí me interesa esta manera de hacer cine. A pesar o gracias a sus “originalidades estilísticas” consigue contar una historia y retratar muy bien los personajes, creando una peli más que interesante.

 

Me gustó en 1976 y me ha vuelto a gustar en 2018.

 

.

Mi puntuación: 7,53/10.

.

.

Curiosidades:

.

Según Jean-Pierre Melville, Godard le hizo una consulta durante la etapa de postproducción porque la primera edición era demasiado larga para la distribución.
Melville sugirió a Godard que eliminara todas las escenas que frenaran la acción (su propia intervención como novelista incluida).
Pero en lugar de excluir escenas enteras, Godard cortó pequeños fragmentos de aquí y allá.
Esto llevó a la técnica de “corte de salto” que introdujo esta película.
Melville declaró que el resultado fue excelente.

.

Jean-Pierre-Melville-abc-k4DC--620x349@abc

.

.

El director Jean-Luc Godard  empujó al director de fotografía en una silla de ruedas a través de muchas escenas de la película.

Copió la idea de Jean-Pierre Melville , que había utilizado la misma técnica de bajo presupuesto en Bob el jugador (1956) y Le silence de la mer (1949).

.

Efectos_y_defectos_de_los_formatos_anamorficos_XVIII_02

.

.

Jean-Paul Belmondo quedó muy sorprendido por la cálida recepción que recibió la película.

Inmediatamente después de la producción, estaba convencido de que era tan mala que pensó que la película nunca sería proyectada en cines.

.

FinalEscapada01

.

.

Jean-Luc Godard no filmó la película sin un guión, a pesar de lo dicho.

Cada mañana escribía un guión de lo que se iba a filmar, que luego cambiaba sobre la marcha.

La idea general es de François Truffaut.

.

francois-truffaut9

.

.

Según Raoul Coutard, hubo muchas dificultades para obtener un permiso para rodar en las calles de París.

Se necesitaba un guión completo para obtener el permiso, por lo que Jean-Luc Godard hizo que un asistente escribiera un guión falso para una película que nunca se filmaría.

.

1478654411_335987_1478661600_noticia_normal

.

.

Aparte del título de la película, el número de visa de distribución y la dedicatoria a Monogram Pictures, no hay otros créditos o títulos en esta película.

Todo el elenco y el equipo no están acreditados.

.

2._Michel_y_Patricia_-_Muerte_de_Michel

.

.

Jean-Luc Godard y Raoul Coutard encontraron una forma de grabar por la noche sin iluminación adicional mediante el uso de películas de alta velocidad (400 ASA) destinadas a la fotografía fija.

Desarrollarlo en un baño químico especial duplicó la sensibilidad sin volverse demasiado granulado.

El uso de esa película, sin embargo, no hubiera sido posible con la mayoría de las cámaras de película porque los orificios de la película fotográfica son diferentes a los de la película.

Pero funcionó con las cámaras Cameflex que usaban en esta producción porque las garras de esas cámaras, que atraviesan la película, solo tocan el borde de la perforación en lugar de atravesarla, eliminando la necesidad de una coincidencia precisa.

.

al final de la escapada (1)

.

.

Un día, Jean-Luc Godard llamó a las 8 de la mañana para decir que estaba enfermo por comer algo en mal estado y que no podía trabajar.

Georges de Beauregard que hacía de productor se puso furioso.

El trastorno ocasionado era pequeño, porque solo intervenían unas seis o siete personas en la realización contando actores y equipo técnico.

Poco tiempo después, fue a tomar una copa y vio a Godard sentado en el mismo café desayunando.

Coutard cuenta que se metieron en una pelea a puñetazos y los periodistas de Paris Match tuvieron que separarlos.

.

.

 

Después de haber hecho sus primeras películas en el sistema clásico de Hollywood, Jean Seberg se estremeció con los métodos de filmación de Jean-Luc Godard , y había mucha tensión entre ellos.

También se enfrentaron por su personaje y actuación, especialmente en la escena cerca del final cuando Patricia regresa al apartamento para decirle a Michel que le delatól a la policía.

De acuerdo con Raoul Coutard, ella y Godard estaban incontenible de furia en este punto.

Ella quería hacer la escena en un frenesí emocional, mientras que él la quería totalmente calmada y fresca.

Finalmente se rindió y filmó la escena a su manera, pero cuando llegó el momento de doblarla, se dio cuenta de que tenía razón, por lo que habló sus líneas con muy poca frecuencia, lo que no siempre coincide con sus expresiones en la pantalla.

Pierre Rissient dijo más tarde que no creía que Seberg supiera lo que estaba sucediendo durante toda la producción y no tenía idea de qué tipo de película sería, así que probablemente se sorprendió gratamente del producto final y del éxito que logró.

.

jean-seberg

.

.

El personaje de Michel Poiccard usa el nombre Laszlo Kovacs como un alias.

A menudo se supone erróneamente que fue un homenaje al director de fotografía del mismo nombre: la película se hizo mucho antes de que Kovacs se estableciera en la industria del cine.

En realidad, fue una referencia al personaje interpretado por Jean-Paul Belmondo en la peli de Claude Chabrol Una doble vida (1959), a principios de ese mismo año.

.

una doble vida

.

.

Raoul Coutard, director de fotografía, dijo que debido a que tenía experiencia en fotoperiodismo, ya sabía cómo disparar de forma rápida y eficiente.

“No tenía reputación ni nada que perder. Quería ver qué pasaría”.

Aunque el método habitual era filmar el metraje con sonido sincronizado, Jean-Luc Godard llamaba a los actores por las líneas que quería que dijesen (por lo general, solo las escribía, por lo que nunca habían visto el diálogo antes del rodaje) y los repetiría.

Además, la cámara de mano que usaban era tan ruidosa que no había forma de grabar sonido en el acto.

Las líneas de diálogo fueron dobladas más tarde en post-producción.

.

1478654411_335987_1478661777_sumario_normal

.

.

Jean-Luc Godard quería que Patricia revisara los bolsillos de Belmondo, pero Jean Seberg se negó a hacer la escena de esa manera.

En cambio, termina con un poco de diálogo cuya traducción todavía se discute a veces (con Patricia preguntando qué significa “desagradable” y que el detective le dice una versión diferente de lo que Michel probablemente pretendía) seguido de un primer plano icónico de ella hace el gesto de frotar los labios que Belmondo usa a lo largo de la película y luego se aleja de la cámara.

.

al-final-de-la-escapada

.

.

En un momento dado, Patricia menciona que tiene miedo de envejecer.

En retrospectiva, este comentario es profundamente irónico ya que Jean Seberg se suicidó a la edad de 40 años.

.

051-jean-seberg-theredlist

.

.

Aunque aparece como asesor técnico, Claude Chabrol dice que nunca estuvo en el set por un minuto.

.

3244250

.

.

Al final de de la escapada (1960) fue proyectada alrededor del mismo tiempo que la peli de François TruffautLos 400 golpes (1959) y Alain Resnais Mon amour Hiroshima (1959), estableciendo así lo que llegó a ser conocido como el inicio de la  nouvelle vague.

.

los-400-golpes

.

.

La inspiración para la historia fue un artículo de periódico que leyó François Truffaut.

Se trataba de un delincuente de poca monta llamado Michel Portail y su novia estadounidense.

En 1952, Portail robó un automóvil para visitar a su madre enferma en Le Havre, en el norte de Francia, pero terminó matando a un policía de motocicletas.

.

AFE85004875

.

.

Jean-Luc Godard conoció a Jean Seberg a través de su entonces marido, el director François Moreuil, y pensó que sería alguien que podría darle un atractivo más comercial a la película, habiendo hecho apariciones de alto perfil en algunas producciones de Hollywood, pero que aún estaría dispuesta a trabajar en una función de bajo presupuesto ya que su carrera en Estados Unidos no estuvo a la altura de las expectativas iniciales.

.

515170222

.

.

Según Pierre Rissient, todos los lugares y las horas de rodaje se decidieron por adelantado, a pesar de la falta de un guión.

.

Pierre Rissient

.

.

El cameo de Jean-Pierre Melville fue escrito originalmente para Roberto Rossellini.

.

media

.

.

Para mantener la producción ligera y ágil, Jean-Luc Godard insistió en la iluminación natural y en que los actores no usaran maquillaje.

.

.

Jean Seberg sentía en gran medida de la misma manera que Jean-Paul Belmondo que la película estaba increíblemente desorganizada y dudaba mucho sobre la viabilidad comercial de la película.

.

jean seberg_jean paul belmondo_a-bout-de-souffle

.

.

El salario de Jean Seberg ocupaba la sexta parte del presupuesto de producción.

.

.

El tratamiento del guión original provino de François Truffaut y Claude Chabrol, pero al final ninguno de los dos pudieron ponerse de acuerdo sobre la estructura correcta de la historia.

.

François Truffaut y Claude Chabrol

.

.

 

Jean-Luc Godard estaba trabajando como agente de prensa en 20th Century Fox cuando conoció al productor Georges de Beauregard y le dijo que su última película era una mierda.

De Beauregard quedó impresionado con su franqueza al contratar a Godard para trabajar en el guión de su próxima película “Pecheur d’Islande“.

Después de seis semanas, Godard ya tenía suficiente guión y le sugirió a De Beauregard que debía hacer el Al final de la escapada.

Chabrol y Truffaut acordaron darle a Godard su tratamiento cinematográfico que fue debidamente transmitido a Beauregard bajo la condición de que se le permitiera a Godard dirigirlo (Truffaut y Chabrol se habían convertido en nombres consagrados en esta etapa).

.

13 Georges DE BEAUREGARD

.

.

Mucho se habló en el momento del lanzamiento del uso innovador de los saltos de Jean-Luc Godard.

En realidad, esta fue una idea de último momento.

La película terminada duraba 30 minutos de más y en vez de cortar escenas específicas, Godard decidió cortar desde dentro de cada escena, creando así el estilo irregular de la película.

.

.

Además del Michel Portail de la vida real, Jean-Luc Godard también basó el personaje principal en el guionista Paul Gégauff, quien era conocido como un seductor fanfarrón de mujeres.

Godard también recuerda varios personajes que había conocido anteriormente en su vida cuando vivía en Ginebra.

La película incluye un par de bromas: la joven vendiendo Cahiers du Cinéma en la calle (Godard había escrito para la revista).

.

guionista Paul Gégauff

.

.

.

a_bout_de_souffle-623349672-large

.

a_bout_de_souffle-890699071-large

.

El director Jean-Luc Godard:

jean luc godard

.

 

Muchos besos y muchas gracias.

.

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

En Vimeo: vimeo.com/holasoyramon

Podcast de Holasoyramon

.

Un truco para encontrar la crítica de una peli rápidamente:

Pon en Gloogle “hola soy ramon” y el título de la peli.

.

a_bout_de_souffle-848736988-large

.

a_bout_de_souffle-852519320-large

.

.

Tags: , , , , , , , , , , ,

5 Comentarios to “Al final de la escapada – 1960 – Jean-Luc Godard – Taller de Cine de Azuqueca de Henares”

  1. Carlos says:

    Te superas en cada entrada, Ramón. Muchas gracias por la documentación, de verdad.

    Ahí va mi aportación: La peli la había visto hace poco en la televisión francesa pero nunca en pantalla grande así que agradezco mucho la oportunidad. Es una decisión valiente y demostración de que nuestro modesto Cine Club ha llegado a un nivel de gafapastismo que empieza a ser preocupante.

    Me ha interesado mucho ver la película justo después de Badlands pues ambas tienen muchos puntos en común (historia de delincuentes sicópatas, amor fou, afán rupturista en lo cinematográfico) aunque en mi opinión la película de Malick es muy superior a la de Godard por su lirismo, fotografía y planteamiento.

    Lo mejor del film de Godard es su frescura, lo guapísima que es Jean Seberg, la buena interpretación de Belmondo y que ver París en pantalla grande siempre es una gozada.

    Supongo que de haberla visto con 24 años me habría entusiasmado. Hoy me pilla viejo.

    Como film de la Nouvelle Vague me quedo con Les Quatre Cents Coups.

  2. fatima fernandez says:

    Coincido con Carlos en diversos puntos. Ramón te superas día a dia. Jean Seberg esta esplendida. La fotografia es magnífica, para mí lo más destacable junto a la innovadora y atrevida forma de rodar. La bellísima ciudad en blanco y negro. Pero la historia me ha aburrido. Belmondo, no es de mis actores favoritos. Y mi idea de ganster no tiene nada que ver con lo que aquí nos muestran. Para mí, un ganster no vive de las mujeres, es alguien bastante más frio, calculador, …
    No veo historia de peso, ni guión y hay partes de la película que me sobran y que estan metidas con calzador. Pero como siempre, el debate será interesante y en la diversidad de opiniones es dónde más se aprende.
    Buenos dias!

  3. Alberto says:

    Yo la había visto hace menos tiempo y aún guardaba bastante recuerdo de la película. Quizá por eso esta vez me ha resultado un poquitín chirriante. Pero aún así me ha gustado volver a verla, y más en pantalla grande con el grupo del cine club. Me sigue divirtiendo la manera de filmar de estos, en cierto modo, gamberros de la Nouvelle vague. Yo creo que Godard, y más concretamente en esta película, es el más gamberro de todos y sus gamberradas, rompiendo muchos moldes en la manera de filmar y narrar, me siguen resultando divertidas, aunque comprendo que no a todo el mundo le gusten o lleguen a cansar. Pero hay que reconocer que a pesar de todas las travesuras, la película cuenta una historia y bajo mi punto de vista la cuenta bien. Ahí está la brillantez.

    Volvemos al relato del individuo psicopático, carente de culpabilidad, que viven la vida a su antojo sin reparar en las consecuencias para los demás pero con un sorprendente giro en las escenas finales cuándo de madera un tanto inesperada, pero evidente, nos descubre su corazoncito y nos invita a la redención, el psicópata Michel Poiccard es también un hombre enamorado y es un perdedor. Encuentro también una peculiar dignidad evocadora de los estoicos; es un hombre capaz de perder la vida con tal de no perder su particular dignidad y muere sin miedo, algo que no todos los comunes mortales estamos dispuestos a asumir. Pero no dejemos escapar a su oponente, la americanita que se viene a Europa ávida de ínfulas culturales, con sus eternas dudas existenciales, a la vez que sus laxitudes morales, que finalmente descubre lo que es, en el tramo final de la película. Es impactante ese primer plano de Jean Seberg ensimismada repitiendo el gesto de Belmondo de rozarse los labios con el dedo (todo el mundo lo conoce gracias a Martini) que parece mostrarnos que ha dado con la clave de sus dudas existenciales. Como en “Dejame entrar” parece tomar el relevo de una existencia oscura pero a su manera plena.

    Si miramos con lupa lo diálogos, hay para comentar. La referencia a Faulkner y Émile Michel Cioran (entre el dolor y la nada elijo….), entre corte y corte de plano, cuando los dos protagonistas se encuentran en la habitación de Jean Seberg, me parece genial. Y el desplante un tanto chulesco de ” mi mayor ambición en la vida es ser inmortal y después morir”….vaya tela.

    Jean Paul Belmondo es otro que me cae fenomenal y en esta película está tan jovencito, tan monín, con ese figurín de Madelman….en fin será feo pero qué encanto tiene el puñetero. A Jean Seberg la conozco solo de esta película, le encuentro con menos carisma pero me parece que está muy bien en el papel y me horripilan sus manos de bruja con esas uñas que parecen aludir al mal que lleva dentro.

    Me gustó mucho la fotografía, sobretodo en los primeros planos de los protagonistas.

    Como tantas veces, me sumo a los elogios a Ramón por su trabajo docente en los comentarios y a José y Susana por lo mismo y por su acierto constante.

  4. Ramón says:

    Hay un elemento en el que no había reparado conscientemente. Como apunta Alberto es la historia de un perdedor.

    Esa cuestión es posiblemente lo que hace que esta historia me guste tanto.

    Muchas gracias.

  5. elena urraca says:

    Hola a todos, es la segunda vez que intervengo en este estupendo foro, además lo hago muy tarde, ¡¡ lo siento!!
    No entro a calificar la calidad de la película pero sí quiero dejar constancia de que, sea buena o mala, consigue la dos veces que la he visto, pulsar mi lado más emocional e inquietante para mí misma.
    La frialdad casi periodística y la estética tan sugerente con que presenta y desarrolla una historia de delincuencia y amor, protagonizada por dos hermosos jóvenes de clase media que eligen discurrir por el lado oscuro de la vida (“walk to the dark side” que canta Lou Reed) contrasta a mi modo de ver con el desenlace de la historia en un estilo romántico clásico: dejarse matar por amor y por hastío vital , por el doble o nada de los jugadores de póker y de vida.
    A mí me encandila el irreductible y criminal antihéroe, heterodoxo hasta en su manera de vestir porque se lo puede permitir, “porque yo lo valgo” como el anuncio del champú, como otra barrera más que no respetar: calcetines de seda con chaqueta de twed . No me sale del alma calificar como malvado a este joven burgués,osado,irrespetuoso con las convenciones y además asesino aunque rebosante de una vida, que se permite abandonar caprichosamente sobre los adoquines de una calle de París, como unos zapatos que ya no le gustan.
    Ella sin embargo me parece la encarnación de la maldad y de la auténtica psicópata, perfectamente expresado en su actuación y acentuado en la ambivalencia de su físico seductor, dulce y elegante, con un indiscutible toque de inocencia infantil (las bailarinas ,zapatos de niña por excelencia, en la escena inicial en la que vende periódicos); el vestuario escaso y precioso, cuidadosamente elegido para destacar estas cualidades, eso sí, manifestando la ambigüedad cuando la vemos correr con zapatos de tacón que indudablemente no son de niña y nos hace adivinar su engaño.
    Por último me gustaría destacar la belleza de la música, a veces rompedora con notas de jazz disonante y que culmina con la exquisitez de una obra clásica en última escena, llegando a la sofisticación de mostrar claramente el sello discográfico del vinilo que suena en el giradiscos, L’Oiseau-Lyre, que, como quizá sabréis, era muy notable por realizar sus grabaciones con instrumentos originales antiguos, es decir, por la autenticidad de sus interpretaciones. Desde mi punto de vista, este detalle al lado de la cabeza del “chico” derrengada sobre la mesa, enfatiza la veracidad de sus emociones y le da la dimensión de fragilidad humana de la que carece a lo largo de toda la película. Quizá por eso me gusta tanto.
    No podré asistir al debate de esta tarde pero recibid un saludo con afecto. Y a tí, RAMÓN,, un abrazo y gracias por llevar a cabo este blog.

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: