El emperador del norte (Emperor of the North Pole) – 1973 – Robert Aldrich – Taller de Cine de Azuqueca de Henares

.

1973 EL EMPERADOR DEL NORTE poster  (3)

.

Ficha:

Año: 1973
Título original: Emperor of the North Pole
País: EE.UU.
Duración: 118 minutos
Género: Drama, Acción, Aventura
Estudios: 20th Century Fox
Calificación: Pendiente de calificación por edades

Fechas de estreno

España: 30 Agosto 1973

Estados Unidos: 23 Mayo 1973

.

.

Comentario de Ramón:

 

La historia del enfrentamiento de dos grandes personalidades con el telón de fondo de la Gran Depresión.

 

Aunque más que un decorado para una historia, la Depresión es el núcleo de la trama.

 

Por un lado Lee Marvin que da vida al Emperador del Norte y por otro Ernest Borgnine interpretando a Sack.

 

Dos tipos duros en bandos diferentes y con filosofías de vida contrapuestas.

 

El Emperador es un rufián que conoce todas las mañas para la supervivencia, pero que tiene dignidad y ética. Marvin sabe dar a su personaje un vibrante toque de humor. Su aparición cambia el tono dramático de la película y lo transforma en comedia.

 

Sack es un tío despiadado y cruel, de maneras groseras. Su prioridad es su orgullo, falto de ética y de compasión. Ni en un solo momento en toda la peli se le ve un atisbo de humanidad. Él es tragedia.

 

Cigaret (Keith Carradine) quiere ser como Marvin, pero le falta corazón. El Emperador lo quiere educar para que sea un sintecho de bien, pero sus malos sentimientos y su estupidez le impiden adoptar el papel de hijo.

 

Robert Aldrich rueda con buen pulso esta peli, combinando la comedia y el drama sin que chirríe.

 

Impresionante el montaje y el uso del primer plano en muchos momentos, utilizando los rostros de los protagonistas con maestría para meternos no solo en la trama, sino también en la personalidad de estos personajes.

 

Solo aparecen dos mujeres en toda la peli y las dos como objetos eróticos. Una la bautizada y otra la que se depila las axilas en un vagón de tren.

 

Me llama la atención el retrato de los dos colectivos que aparecen en la peli.

 

Los mendigos con espíritu de solidaridad y los ferroviarios deseosos de apostar su dinero y muchos de ver el declive de su líder Sack.

 

Siento no haberla visto en pantalla grande con mis compañeros del Taller de Cine, pero he cumplido con mis deberes viéndola en casa en versión original.

 

A pesar de no recordar su título, es una peli que vi hace muchos años y no había olvidado.

 

A mí me parece magnífica y dentro del ciclo dedicado al tren perfecta.

 

Mi puntuación: 8,17/10.

.

l emperador del norte

.

El director Robert Aldrich:

Robert Aldrich

.

Otros posts relacionados:

  1.  (Comentario)
  2.  (Las pelis)
  3.  (Comentario y las pelis)
  4.  (Solo las pelis)

.

 

Muchos besos y muchas gracias.

.

Chistes y críticas en holasoyramon.com

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

En Vimeo: vimeo.com/holasoyramon

Podcast de Holasoyramon

.

Un truco para encontrar la crítica de una peli rápidamente:

Pon en Google “hola soy ramon” y el título de la peli.

.

1973 EL EMPERADOR DEL NORTE poster  (4)

1973 EL EMPERADOR DEL NORTE poster

.

1 Comentario to “El emperador del norte (Emperor of the North Pole) – 1973 – Robert Aldrich – Taller de Cine de Azuqueca de Henares”

  1. El Emperador del Norte o como no perder tu tren.

    Este título tan rimbombante no hace alusión a alguien perteneciente a la realeza: irónicamente es el apodo con el que se conoce a un vagabundo, a un méndigo que lleva a gala ser el más astuto a la hora de abordar trenes de mercancías con los que desplazarse, por supuesto sin pagar.

    Pero cuidado, no se dejen engañar, no es un mendigo cualquiera. No mendiga unas monedas o un trozo de pan, sino que simplemente se sube a trenes cuyo destino final no sabemos, ni le importa al vagabundo: la motivación final es el hecho de desafiar la norma y al encargado de que se cumpla. Todos deben pagar un peaje, y él que no lo hace, no sube al tren.

    Número Uno Es una leyenda, un héroe entre los suyos. Solitario y mohíno, capaz de llenar de simples ilusiones los corazones mugrientos de los que pertenecen a su clase social.

    El personaje que representa Lee Marvin es el de un hombre experimentado, duro, al que la vida ha maltratado, y al que ha enseñado a base de golpes. La primera lección que ha aprendido es que los tiempos que corren no son para débiles –No es país para viejos, que dirían otros- ni para almas tiernas. Se debe estar preparado para abordar un tren, para robar si es preciso, para vivir en condiciones infrahumanas. En este mundo de miseria y de bajura moral, dominado por un determinismo darwiniano, ¿Hay sitio para la honestidad?

    Un héroe necesita de un contra héroe, un villano.

    El Emperador lucha contra el tren y su “dueño”, pero también lo hace contra un advenedizo de su misma clase, un rival que quiere destronarle, aunque pronto se da cuenta de las pocas armas con las que cuenta el novato en este intento. Incluso se permite el lujo de darle consejos y de enseñarle trucos para sobrevivir, que el ocasional alumno desoye, con lo que el maestro le augura un mal futuro.

    Nos identificamos con el revenido vagabundo: queremos que aborde ese maldito tren –La máquina se muestra como un ser vivo en esos excelentes planos llenos de articulaciones humeantes y aulladoras- Ansiamos que asalte la fortaleza de metal, y se cargue al monstruo, que encima tiene cara de bestia. Número 1 es un héroe lleno de defectos, pero nos resulta atractivo porque nunca se rinde. Así somos: así nos gustaría ser.

    Ernest Borgnine está inmenso en su papel de ogro y de guardián de su amo. Sus primeros planos son grandiosos y le magnifican. No se plantea el dejar viajar a ninguno de esos miserables. En el fondo su crueldad viene dada por el deseo de mantener su estatus de cancerbero y también su prestigio. En definitivamente él también es un sobreviviente.

    De fondo y sin profundizar demasiado en sus rasgos, una sociedad pauperizada y desesperanzada que recibe con desgana el mensaje del nuevo presidente Roosevelt, que acaba de ser investido en marzo de ese mismo año de 1933.

    No es una cinta que se detenga a describir las penurias sociales de la época, como lo hace “Las uvas de la Ira”, sino que pone su foco de atención en el ser humano, en la universalidad de sus comportamientos en situaciones de necesidad, de adaptación al medio, capaz incluso de recurrir a la picaresca –Escena del bautismo evangelista-con el fin de salir adelante.

    En este sentido los primeros planos de los personajes, muy abundantes, nos ayudan con sus gestos ha configurar una amalgama diversa y rica de caracteres, de sentimientos y de emociones, que son el verdadero “paisaje” de la película.

    Como siempre una estupenda elección con muchas posibilidades para el jueves que viene.

    De nuevo gracias a Ramón por está fantástica posibilidad de expresión que es esta página de cine.

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2020
  • 2019
  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: