Amenaza en la sombra (Don’t Look Now) – 1973 – Nicolas Roeg – Taller de Cine de Azuqueca de Henares

.

1366_2000

.

Ficha:

Año: 1973
Título original: Don’t Look Now
País: Reino Unido
Duración: 110 minutos
Presupuesto: 1.500.000$
Estudios:
Calificación: Pendiente de calificación por edades

Fechas de estreno

España: 12 Febrero 1975

Estados Unidos: 09 Diciembre 1973

.

.

Comentario de Ramón:

 

Escribo este comentario sin haber leído ninguna crítica sobre esta peli, incluida la de Daniel que ha la colocado en el WhatsApp del grupo Amigos del Cine de Azuqueca de Henares.

 

Le he pedido permiso para copiarla y colgarla en este post y generosamente me lo ha concedido. Así que después de la mía podéis leer la de Daniel.

 

Las apuestas del Taller de Cine siempre son muy interesantes.

 

A veces vemos pelis que ya conozco en pantalla grande, lo cual es un gran placer y una oportunidad única.

 

Otras contemplamos producciones para mí desconocidas que son siempre un interesante descubrimiento.

 

Don’t Look Now es una peli raruna y desconcertante, de esas en las que cada espectador puede dar una interpretación diferente.

 

Desde el principio de la peli se plantea una forma de rodar y unos elementos narrativos muy inquietantes.

 

El montaje, aquí, es el elemento fundamental del lenguaje cinematográfico para obtener este estado emocional.

 

Esos insertos de menos de un segundo en medio de una escena, descolocan al espectador y lo sitúan en un estado mental claramente desasosegante.

 

La historia circula sobre el eje de la muerte de una hija.

 

Laura y John Baxter (Julie Christie Donald Sutherland) afrontan esta desgracia de manera diferente.

 

Laura encuentra la “paz” en la intervención de dos hermanas, una de ellas medium.

 

John intenta dedicarse intensamente al trabajo, pero no deja de presentar pensamientos parásitos que le atormentan. Él mismo no puede distinguir en ocasiones lo que es real de lo que no.

 

Su aparente cordura es solo una intención, una pose ante un suceso que ha sido incapaz de digerir. Tal vez, nadie sea capaz de asimilar la muerte de un hijo.

 

La peli se desarrolla en una Venecia decadente y fea, muy alejada de las postales de gran belleza plástica que nos presentó Juan Ignacio antes de la proyección, al que felicito por su maestría con la cámara, cuestión que envidio. (Se puede ver después del comentario de Daniel)

 

La Iglesia que va a ser restaurada por el Sr. Baxter es también bastante siniestra y una fuente de inquietud en el espectador. Sabemos, o presentimos al menos, que va a ocurrir en ese recinto un suceso luptuoso.

 

Todo lo que rodea al obispo también es muy raro.

 

Incluso ese comisario de los Carabinieri que sentado en su mesa parece alguien, pero que al lado de Donald Sutherland  es muy pequeño, un personajillo.

 

No hablemos ya de las dos hermanas. Personajes inquietantes y siniestros que dan un mal rollo terrible.

 

Al final el espectro vestido de impermeable rojo termina por volvernos locos.

 

Nicolas Roeg introduce figurantes extraños y feos. Como la señora encargada del lavabo, o el gerente del hotel.

 

Además en Venecia hay un asesino que tira sus cadáveres a los canales para dar más ambiente…

 

Esta peli más que contarte una historia te crea un estado de ánimo. Cada uno puede hacer sus interpretaciones sobre la trama, todas serán acertadas por muy diferentes que sean, pero eso es lo menos importante. Lo trascendental es el mal cuerpo que te deja su visionado.

 

Mi puntuación: 8,88/10.

.

.

Comentario de Daniel: 

 

Como no voy a estar el próximo jueves os envío mi comentario.

.

Empiezo por comentar el estupendo reportaje fotográfico de Juan Ignacio, ¡qué buen comienzo de la sesión del taller!, nos metió dentro del ambiente del carnaval veneciano, ¡qué buenas fotos!, ¡qué buen montaje y qué buena música!, la de los Reales fuegos de artificio de Händel (yo le hubiese puesto algo veneciano como por ejemplo el concierto para mandolina y orquesta de Vivaldi) aquí os pongo una magnífica interpretación. (Se puede ver después de este comentario).

.

 .

La peli me gustó en la misma medida que me angustió.

.

Empiezo por el título original, Don’t look now (no mires ahora) y el título en español, Amenaza en la sombra, y me preguntó por el criterio que se sigue para traducir los títulos originales.

.

En la peli está presente el tema de la muerte y el del paso del tiempo (pasado y presente) y la vinculación que establecemos con él.

.
Aunque la narración puede resultar perturbadora, este estilo narrativo es un artificio del director para angustiar al espectador.

.
Diferencio entre lo que se dice o lo que se sugiere.

.

Lo que se dice:

Un matrimonio con dos hijos, él trabaja como arquitecto rehabilitando unas vidrieras antiguas. Sus dos hijos juegan en el jardín, la hija cae fortuitamente en el lago y muere ahogada mientras su padre trabaja plácidamente.

.

Es escalofriante la escena en la que John saca del agua a su hija y se ve su grito de dolor infinito se ve pero no se oye.

.

Ha pasado un tiempo, el matrimonio vive en Venecia, ciudad que se muere piedra a piedra, John restaura una iglesia.

.

Empiezan a suceder cosas extrañas: dos hermanas, una de ellas ciega, coinciden con el matrimonio en un restaurante, la ciega les mira (!!) con insistencia.

.

Laura coincide con las hermanas en el servicio, la ciega le dice que ha visto a su hija sentada felizmente con ellos y que su marido tiene que irse de Venecia porque su vida está en peligro.

.

Cuando Laura (qué guapa está Julie Christie) se lo cuenta a su marido éste la trata de loca.

.
Laura se tiene que volver a Inglaterra, mientras tanto su marido sufre un accidente laboral que casi le cuesta la vida; poco después ve a su mujer (que no está en Venecia) en un barquito funerario que lleva un féretro y cuyo cadáver es él mismo, está viendo su futuro.

.
En esa época se están cometiendo asesinatos en la ciudad.

.
John cree ver a su hija fallecida paseando por la calle, sale corriendo tras ella y después de una persecución por las calles venecianas (hay que fijarse que las calles venecianas se llaman “calles”, seguramente es herencia española) acorrala a la que cree su hija, que resulta ser una anciana que le asesina dándole un corte en el cuello; su sangre se extiende por el suelo.

.

Esta escena se enlaza con una de las primeras en las que John trabaja dibujando y derrama un vaso de agua, que se mezcla con la pintura roja y parece sangre.

.

Nos relacionamos con el pasado a través de la memoria, (que es, más que fotografía, un montaje, una construcción subjetiva, un collage), una forma peculiar de memoria es el sentimiento de culpa, de esta manera es como John se relaciona con el recuerdo de la muerte de su hija de la que se siente culpable. Este sentimiento de culpa es lo que explica que en vez de huir  de su destino, su muerte en Venecia, se quede esperando/buscando el alivio de su propia muerte.

.

Lo que se sugiere:

.

Respecto del autor de las muertes, por un lado y siguiendo el relato (Don’t look now) de la escritora inglesa Daphne de Maurier, sería la anciana; pero por otra, la peli sugiere que es el propio John, enloquecido y abrumado por su sentimiento de culpabilidad.

.

Me hubiese gustado comentar la figura del obispo ( y la de la monja sexi), pero creo que por hoy está ya bien.

.

Carnaval Veneciano JIHT Muéstrate 2019

.

loffit-julie-christie-amante-del-doctor-zhivago-01

still_2_3_790x398

.

El director Nicolas Roeg:

Nicolas-Roeg

.

Otros posts relacionados:

  1.  (Comentario)
  2.  (Las pelis)
  3.  (Comentario y las pelis)
  4.  (Solo las pelis)

.

 

Muchos besos y muchas gracias.

.

Chistes y críticas en holasoyramon.com

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

En Vimeo: vimeo.com/holasoyramon

Podcast de Holasoyramon

.

Un truco para encontrar la crítica de una peli rápidamente:

Pon en Google “hola soy ramon” y el título de la peli.

.

don_t_look_now-117124218-large

.

.

Donald Sutherland

1 Comentario to “Amenaza en la sombra (Don’t Look Now) – 1973 – Nicolas Roeg – Taller de Cine de Azuqueca de Henares”

  1. Venecia Amenazada en la sombra.

    Pocos escenarios más idóneos para la muerte y sus misterios, que esta Venecia, que recuerda, quizás por el tono apagado y melancólico, a aquella otra de “Anónimo Veneciano” de 1970 con pinceladas románticas y quejumbrosas, pero menos terrible que esta.

    La ciudad inundada, perpetua moribunda, se puebla de sombras extrañas que doblan veloces las esquinas, de plazas vacías con el único sonido del gorjeo de las palomas, de colores apagados y fachadas desfallecientes que se van perdiendo por entre las aguas turbias de los canales.

    Importa, efectivamente, crear un estado de ánimo, -la música nerviosa y al tiempo apaciguada de Pino Donaggio ayuda bastante a ello- por lo que las imágenes se resuelven en un pestañeo, en destellos de una rareza inconexa, unidas a veces de forma infantil, como piezas de un rompecabezas que nunca se termina de formar, y que crean pesadumbre, malestar e impaciencia.

    Imágenes de un misterio sin resolver, el de un asesino, pero sobretodo el que alude a la muerte sobrevenida de una niña por un terrible accidente, por una imprudencia que genera una culpa, imposible de asumir y entender.

    El objetivo de crear esa atmósfera angustiosa se cumple. El espectador navega por un argumento “despiezado” que le lleva sonámbulo por las aguas malolientes, por las calles estrechas, por los rostros impávidos y acechantes tras las ventanas….y tampoco entiende.

    ¿Hablamos de una película de intriga y terror?

    Existe un terror a lo que se presiente, a lo que aparecerá de repente, pero también otro: miedo a lo que no entendemos. Un terror a no poder racionalizarlo todo y, pese a ello, seguir intentando saber: adivinar que esconde el chubasquero rojo, que se oculta tras la muerte, el por qué de esta, que hay más allá –quizás nos lleve ese color rojo utilizado como señuelo- que posibilidades hay de volver a ver a un ser querido; como podemos, si es que podemos, comunicarnos con él.

    Esta Venecia decrépita y avernal, herida de muerte siempre, alimenta la superstición, la fe, las premoniciones, los augurios, las profecías, las gárgolas deformes y las imágenes religiosas. Esta ciudad que se resiste a morir ahogada, se abandona, como los padres protagonistas, a lo irracional, para “entender” y llegar a todo aquello que la razón no alcanza.

    El padre, interpretado por Donald Sutherland, no escapa de la muerte, que un destino griego ha dictado desde el principio y que no ve. La madre “quiere creer” a la médium ciega, que recuerda a la Casandra de la mitología, pero tampoco puede evitar lo inevitable.

    ¿Está nuestro destino marcado como el de la ciudad italiana?.

    Por último, el asunto criminal, el caso detectivesco propio de la novela de intriga anglosajona, que en este caso es una mera escusa para hacer que la profecía se cumpla, una vuelta de tuerca en un retorcido guión tan tortuoso como los callejones venecianos.

    El asesino, representación ridícula de la muerte, cuya identificación sobra, es además redentor: su función es exculpatoriaa través de la sangre derramada.

    ¿Y qué nos queda? Pues ella, la eterna desahuciada, Venecia, la dama otoñal que esconde sus arrugas bajo una mascara, o esa otra, iluminada por el sol, festiva, que el turista admira mientras se hunde en las aguas, contemplándola sin poder hacer nada…

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2020
  • 2019
  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: