El Blog de Hola Soy Ramón!

 

Entradas con el tag: ‘Sam Peckinpah’

La huida – 1972 – Sam Peckinpah

26/09/2015

.

Anécdotas y curiosidades:

.

Se suponía que la película iba a ser dirigida por Peter Bogdanovich y su protagonista femenina sería Cybill Shepherd, su novia en ese momento.

Cuando Shepherd fue reemplazada por Ali MacGrawBogdanovich abandonó el proyecto y fue sustituido por Sam Peckinpah.

MacGraw luego se enamoró de su compañero de reparto (Steve McQueen) y rompió con su marido, Robert Evans ejecutivo de la Paramount.

.

Hay una escena donde Steve McQueen y Ali MacGraw están de pie fuera del coche y McQueen de repente la abofetea.

El tortazo no estaba en el guión, como se puede ver por la reacción de sorpresa de McGraw.

.

 

Para esta película, Ali MacGraw aprendió a disparar armas de fuego y  a conducir coches.

.

Steve McQueen usa una pistola semiautomática, concretamente un Colt M1911A1.

.

Sam Peckinpah inicialmente quería a Jack Palance para el papel de Rudy Butler, pero no podía permitirse el lujo de su salario.

 

La banda sonora original de la película fue compuesta por Jerry Fielding, frecuente colaborador de Peckinpah, pero fue reemplazada por una banda sonora de jazz ligero compuesta por Quincy Jones, poco antes del lanzamiento de la película por la insistencia de Steve McQueen.

.

El escritor Jim Thompson fue contratado en un principio para adaptar su propia novela para la película.

Thompson trabajó en el guión cuatro meses y redactó un primer borrador.

El guión de Thompson incluyó el final surrealista original de la novela.

Steve McQueen opinaba que era demasiado deprimente, por lo que Thompson fue reemplazado por el guionista Walter Hill.

 

W. Dee Kutach, el presidente de la junta de libertad condicional de prisión de Texas que niega a Doc McCoy (Steve McQueen) su libertad en los primeros minutos de la película, es en realidad un funcionario de la prisión en el momento en el que se rodó la película.

.

Se usaron coches reales de la policía.

Se puede ver vehículos de los departamentos de Policía de San Marcos y de Blanca Sierra.

.

Mientras Ali MacGraw apareció en esta película, su esposo Robert Evans estaba produciendo .

Los miembros del reparto Richard Bright y Al Lettieri aparecieron en ambas películas.

 

 

Comentarios:

 

Siempre me ha impresionado de esta película lo estupendamente bien que avanza la historia.

 

No puedes imaginar que lo que comienza como un drama carcelario, se convierta en una peli de atracos para terminar siendo una road movie frenética.

 

Su agilidad narrativa la convierten en una obra magistral.

 

Tal vez Steve McQueen tenga una fuerza tan intensa que le reste protagonismo a su director.

 

Está claro que Peckinpah le sabe dar su carácter personal, pero su actor principal le disputa, con su carisma, la autoría.

 

Un ejemplo perfecto de peli de acción con sustancia y muy bien contada.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

La_huida-892611534-large

.

.

.

.




El rey del rodeo – 1972 – Sam Peckinpah

25/09/2015

 

Sam Peckinpah vuelve a realizar un hermoso relato sobre la épica de los perdedores.

 

Junior Bonner es el título original de la peli y también el personaje protagonista que encarna Steve McQueen.

 

Vuelve a su pueblo, en Arizona para participar en el rodeo anual.

 

Su padre ha malgastado el dinero de su malvendida casa. Quiere competir una vez más con él en el ordeñado de vacas salvajes.

 

Se reencuentra con su madre, con su hermano que está ganado una pasta con la venta de caravanas.

 

Hay un relato muy ilustrativo de cómo son los rodeos y el ambiente que los rodea.

 

Todos los personajes son estupendos.

 

Hay una mezcla continua de drama y comedia con un tono desenfadado a pesar que las cosas que se cuentan son de lo más serias.

 

Ida Lupino (la madre de Junior en la peli) contrató a Sam Peckinpah para trabajar en su serie Mr. Adams y Eva (1957) después que ella lo encontrara viviendo en una choza detrás de su propiedad.

Él le devolvió el favor contratándola en esta película algunos años más tarde.

 

No puedo evitar que ciertas escenas de la filmografía de Peckinpah me recuerden al maestro Ford.

 

La pelea en el bar abarrotado es típicamente fordiana, con momentos hilarantes.

 

Steve McQueen domina la película. Es el gran protagonista. Tal vez no fuera un gran actor, pero su carisma es inconmensurable.

 

Es un tipo duro, un solitario, fracasado que hace de su vida, posiblemente anodina, un camino épico impregnado de dignidad.

 

Una excelente peli.

 

No todas las pelis de Sam son violentas. Éste es un buen ejemplo.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

El_rey_del_rodeo-214388988-large

.

.

.

.




Perros de paja – 1971 – Sam Peckinpah

20/09/2015

 

 

Anécdotas y curiosidades:

 

A Dustin Hoffman no le gustaban las películas violentas.

Admitió que sólo aceptó el papel por el dinero.

 

McKenna, que interpreta el mayor John Scott, lleva el brazo en cabestrillo.

No estaba en el guión.

McKenna se lo había roto en una fiesta salvaje con un par de prostitutas, organizada por el director Sam Peckinpah.

 

Antes de comenzar el rodaje, Sam Peckinpah obligó a Dustin Hoffman y Susan George a vivir juntos durante dos semanas, con el guionista David Zelag Goodman en la caravana.

 

El futuro de la película se puso en peligro cuando el director Sam Peckinpah enfermó por neumonía después de una sesión alcohólica toda la noche con Ken Hutchison.

Después de haberse recuperado en una clínica de Londres, Peckinpah prometió que iba a permanecer sobrio.

Por supuesto no lo cumplió.

 

Cuando el reverendo Barney Hood y su esposa visitan a David y Amy Sumner para invitarlos a la fiesta social de la iglesia, Barney y David discuten sobre ciencia y religión.

David hace una cita:

- “Nunca ha habido un reino dado a tanto derramamiento de sangre como el de Cristo“.

Barney reconoce la cita de Montesquieu.

Este autor fue un filósofo social francés que vivió de 1689 a 1755.

Se le atribuye el concepto de separación de poderes que se incorporó a la Constitución de Estados Unidos.

 

El título proviene del filósofo chino Lao-Tsé, quien escribió:

El cielo y la tierra no son humanos, y consideran a la gente como perros de paja“.

Perros de paja fueron utilizados como objetos de culto de sacrificios religiosos en la antigua China.

 

Entre los actores considerados inicialmente para el papel de David Sumner fueron Donald Sutherland, Jack Nicholson y Sidney Poitier.

 

Actrices originalmente considerados para el papel de Amy eran Diana Rigg, Charlotte Rampling y Helen Mirren.

 

Según Garner Simmons en su libro “Peckinpah: Un Retrato En Montage“, el director de fotografía inicial de Perros de paja era Bryan Probyn, que abandonó el proyecto por diferencias creativas que implicaban la iluminación de una secuencia.

Entonces Arthur Ibbetson fue elegido, pero poco después se fue por “motivos religiosos”.

La siguiente elección fue John Coquillon, que había servido como director de fotografía en películas de terror británicas de bajo presupuesto.

Coquillon más tarde servirá como director de fotografía en tres películas más de Peckinpah: Pat Garrett y Billy the Kid (1973), La Cruz de Hierro (1977), y Clave Omega (1983)

 

Debido a la explicitud de la violencia y las dos violaciones brutales, la Junta Británica de Censores de Cine (BBFC) prohibió la película.

 

Cuando Sam Peckinpah estaba planeando la escena en que Amy es violada dos veces, él no avisó a Susan George cómo iba a rodar la escena.

Ella le presionó. Finalmente le dijo sin rodeos que Amy primero sería violada y luego sodomizada.

Ella se negó a participar en los planes de Peckinpah para la representación explícita de esto y amenazó con renunciar.

Finalmente cedió, permitiendo que la cámara, para representar el trauma de Amy, se concentrara en los ojos y la cara, en lugar en todo su cuerpo.

 

 

 

Comentarios de Ramón:

 

Desde que la vi me resultó de lo más turbadora.

 

Cuando se estrenó tenía 13 años y como es lógico me quedé con las ganas.

 

Lustros después en los 80, la vi en la tele.

 

Desde entonces sus imágenes no me han dejado de perseguir.

 

La he visto varias veces más y me ha seguido perjudicando.

 

Hubiera querido verla en más ocasiones, pero su visionado me produce un cierto remordimiento.

 

Tengo una sensación desasosegante al contemplar las escenas de las violaciones y los asesinatos. Algo me hace sentir culpable al ser consciente que esas imágenes me fascinan.

 

Por eso la he evitado.

 

Ahora este ciclo de Peckinpah me permite tener una buena excusa.

 

Desde el principio resulta turbadora con esos niños jugando en el cementerio, que está situado en el centro del pueblo.

 

En muchas de las pelis de Sam hay infantes ocupando un papel secundario, pero que en absoluto pasan desapercibidos.

 

Hay una contraposición entre los garrulos vagos y maleducados del pueblo y el profesor civilizado y culto.

 

Entre ellos hay desprecio y en cierto modo envidia.

 

Ninguno de los personajes cae simpático.

 

Los paletos por motivos obvios.

 

La esposa, Amy Sumner, mantiene una actitud provocadora hacia sus acosadores y, a veces, hostil hacia su esposo.

 

En la trama hay también el trasfondo de la crisis de la pareja, con continuos reproches.

 

Cuando vemos a David Sumner, interpretado por Dustin Hoffman, no podemos evitar el recuerdo de El Graduado.

 

Su manera de ser tampoco nos resulta atrayente. Es un pusilánime que, incluso, hace la pelota a los adversarios.

 

Solo al final se redime al defender con todo al minusválido Henry Niles, interpretado por David Warner, que no aparecía en los créditos de la peli.

 

Entre los habitantes del pueblo británico hay una bajeza moral que lo impregna todo.

 

La adolescente seductora que genera el caos.

 

El hermano del deficiente que le golpea en público.

 

El Reverendo que recoge con rapidez las cinco libras que le ofrecen.

 

No hablemos del grupo de garrulos, que acumulan un montón de cualidades: insolentes, borrachos, lascivos, sucios, vagos, torpes…

 

El final nos ofrece cierto consuelo al contemplar el triunfo del hombre débil ante esa jauría de lobos asesinos y violadores.

 

Se evita un linchamiento y eso nos da satisfacción.

 

Pero el cabrón de Peckinpah nos está tendiendo una trampa.

 

El triunfo es también el de la violencia aunque la ejerza el “bueno”.

 

No vence la justicia, vence la fuerza guiada por la astucia y la suerte.

 

Por eso tal vez, siempre me ha dejado malestar esta peli.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

Perros_de_paja-492312413-large

.

.

.

.




La balada de Cable Hogue – 1970 – Sam Peckinpah

15/09/2015

 

Inmediatamente después de rodar , Peckinpah comenzó el rodaje de esta comedia.

 

Para el director era su mejor película.

 

La peli se filmó en Echo Bay, Nevada.

 

El rodaje se retrasó por la presencia de lluvia. Esos días el equipo, con Peckinpah al frente, se dedicaba a beber. La factura del bar ascendió a 70.000 dólares.

 

Simpático y nostálgico western que tiene como protagonista a Cable Hogue (Jason Robards) un hombre bueno con su moral personal que intenta subsistir en un ambiente crepuscular.

 

También se podía interpretar como una historia de amor, un amor que al final se demuestra imposible.

 

Después de la orgía de sangre de , en esta peli solo muere un forajido.

 

Es una historia crepuscular. El fin de un hombre del desierto y el fin de una manera de entender el Oeste.

 

Nuestro protagonista termina aplastado (literalmente) por la civilización que representa el automóvil.

 

Solo los que se sepan adaptarse sobrevirán, como el charlatán Revendo Joshua que conduce su moto con sidecar.

 

Stella Stevens (Hildy) me parece encantadora, ella también tiene su golpe de suerte que le permite cumplir sus sueños.

 

Cable Hogue tiene sus aspiraciones cumplidas al encontrar su pozo en el desierto. Los dos viven momentos felices.

 

Una peli tierna que refleja bien que Peckinpah tenía su corazoncito.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

La_balada_de_Cable_Hogue-328272838-large

.

.

.

.




Grupo salvaje – 1969 – Sam Peckinpah

10/09/2015

 

Sigo, lentamente, con mi ciclo dedicado al Hombre que mató a John Ford.

 

Me detengo en su peli más emblemática.

 

Anécdotas y curiosidades:

 

En una entrevista, Ben Johnson, dijo que las mujeres mexicanas que “retozaban” con él y Warren Oates en enormes cubas de vino no eran actrices, sino las prostitutas de un burdel cercano.

Fueron contratadas por Sam Peckinpah para poder decirle a la gente que Warner Bros  había pagado prostitutas para su reparto.

 

Robert Ryan se quejó de no recibir sus ingresos.

Sam Peckinpah decidió “castigar” a Ryan.

En los créditos de apertura, después de congelar la pantalla en primeros planos de William Holden y Ernest Borgnine, Peckinpah presentó la imagen de unos caballos cuando aparecía el nombre de Ryan.

 

El propio robo del tren no estaba en el guión.

Todas las escenas fueron improvisadas en el lugar, el mismo día.

 

Deke Thornton describe el general Mapache como “un asesino de Huerta”.

Se refería al general Victoriano Huerta, que había derrocado y asesinado el presidente mexicano Francisco Ignacio Madero en 1913, lo que desencadenó una guerra civil.

 

La ciudad que aparece en la película se rodó en Parras, en el estado de Coahuila, lugar de nacimiento de Madero.

 

Irónicamente, Emilio Fernández, que interpreta a Mapache, luchó como oficial en el ejército de Huerta, aunque en 1923 en una rebelión iniciada por Huerta y no la revolución 1916 de película.

Huerta fue finalmente derrotado, y Fernández fue capturado, juzgado por traición y condenado a 20 años de prisión. Se escapó y huyó a Los Ángeles, donde encontró su camino en la industria del cine y comenzó una amistad de por vida con el director John Ford.

Después de su regreso a México, se convirtió en un actor y director y es conocido como uno de los más grandes cineastas de la historia del cine mexicano.

 

La imagen del escorpión enredado en el hormiguero fue sugerida por Emilio Fernández porque él y sus amigos solían hacer eso cuando eran niños. La imagen no estaba en el guión original.

 

Ernest Borgnine cuando cojeaba no estaba actuando.

Se rompió el pie durante el rodaje de El reparto (1968) de Gordon Flemyng.

Tuvo que usar un yeso durante todo el rodaje.

 

Antes de que comenzara el rodaje, William Holden y Sam Peckinpah discutieron sobre el bigote que el personaje de Holden, Pike Bishop, usaría.

Porque a Holden, al parecer, no le gustaba su imagen, pero Peckinpah ganó la discusión.

Holden llevó un bigote falso durante la filmación.

 

No había suficientes uniformes para toda los dobles y extras en el tiroteo.

Si alguien era filmado recibiendo un disparo, el personal de vestuario reparaba y lavaba su uniforme.

Después era usado por otro actor.

 

En al peli hay 2.721 tiros, es decir una media de un tiro cada tres segundos.

En el “Tiroteo en el Bloody Porche” hay 325 tiros en cinco minutos, menos de un tiro por segundo.

 

La última escena que se rodó fue la del puente durante la explosión del Río Nazas (sustituyendo Río Bravo).

Fueron necesarios cinco especialistas, cada uno recibió 2000 dólares, y seis cámaras.

La escena fue filmada en una sola toma.

Una cámara cayó al río y se perdió.

 

Después de la filmación de la película, fue montada por el productor Phil Feldman (en ausencia de Sam Peckinpah)

Cortando su metraje en unos 20 minutos.

Ninguna de las imágenes eliminadas era violenta.

 

El montaje de 145 minutos realizado por el director en un relanzamiento en 1994, ha sido el que ha perdurado.

 

El papel de William Holden fue rechazado por Lee Marvin, Burt Lancaster, James Stewart, Charlton Heston, Gregory Peck, Sterling Hayden, Richard Boone y Robert Mitchum.

Marvin en realidad aceptó el papel, pero se retiró después de que se le ofreció un acuerdo salarial mayor por La leyenda de la ciudad sin nombre (1969).

 

Esta película es una adaptación de una historia ideada por Roy N. Sickner, actor y especialista de cine.

 

La peli está montada con 3.643 escenas.

Algunas de ellas son tan pequeñas que no son perceptibles.

Hasta el momento era la peli que constaba de más cortes.

 

El hijo del director Mateo Peckinpah realiza una pequeña intervención durante el atraco inicial. Es uno de los niños que aparece junto con otro abrazados.

 

John Wayne se quejó de que la película había destruido el mito del viejo oeste.

 

En 2007, el American Film Institute la clasificó en el puesto 79 de las mejores películas de todos los tiempos.

 

Sam Peckinpah declaró que uno de sus objetivos para esta película era dar al público “una idea de lo que es ser abatido a tiros”.

 

Siete trajes idénticos fueron hechos para el actor principal.

Todos ellos se arruinaron durante la filmación.

 

El presupuesto pasó de 3,5 a 6 millones de dólares y la programación original se extendió de 70 días a 81.

 

Durante la proyección en Nueva York, Sam Peckinpah invitó Jay Cocks, de la revista Time, que trajo a su amigo Martin Scorsese.

Se sentaron en una sala de proyección de Warner Bros vacía, con sólo otros dos críticos, Judith Crist y Rex Reed.

En la escena final quedaron impresionados en sus asientos.

Recordó Scorsese:

“Nos quedamos fascinados por ella, era obviamente una obra maestra. Fue cine real, utilizando la película de tal manera que de ninguna otra forma se podría haber hecho”.

 

Durante la escena inicial del asalto a la oficina de correos, uno de los hombres de a caballo se disparó en la cara.

Se hirió gravemente.

 

“La Golondrina” es cantada por los campesinos mexicanos.

Es una canción escrita en 1862 por el médico mexicano Narciso Serradell Sevilla (1843 a 1910), quien en ese momento se exilió a Francia debido a la intervención francesa en México.

Esta canción se convirtió en la preferida de los mexicanos en el exilio.

 

Sam Peckinpah quería hacer algo diferente con el uso de las armas de fuego.

Le dijo a un amigo:

“Si disparo a una pelota de nieve, el agujero de entrada es como diez centavos, pero el de salida es del tamaño de un plato de ensalada. Es esa la violencia que quiero para mi película”.

 

El rodaje fue sorprendentemente bien.

En los 79 días sólo hubo dos pequeños accidentes.

Ben Johnson se rompió el dedo en la ametralladora y William Holden se quemó el brazo con un detonador estropeado.

Pero el polvo y el calor eran implacables.

De acuerdo con el legendario especialista Joe Canutt, quien también trabajó en Mayor Dundee (1965):

“Estábamos en una zona tan cálida que los cactus se habían secado”.

Sin embargo, Sam Peckinpah insistido en que la película debía ser rodada en México.

 

En los pases previos de la película las reacciones del público eran a menudo negativas y hostiles.

 

El ejército de Mapache eran verdaderos soldados mexicanos de un regimiento de caballería estacionado cerca de Parras en el estado de Coahuila, donde la película fue filmada.

 

Número de muertos: 145 (22 en la tanda de apertura y la friolera de 112 en la batalla culminante).

 

 

La música de la película es otra obra maestra, compuesta por Jerry Fielding, el compositor que mejor conectó con Sam Peckinpah.

Fielding empezó a trabajar como arreglista en Hollywood muy joven, con tan solo 18 años.

Era la década de los 40 pero enseguida le cerraron las puertas al ser incluido en la lista negra del senador McCarthy ya que se negó a declarar ante el Comité de Actividades Antiamericanas y no regresaría al mundo del cine hasta los años 60.

 

Jerry Fielding conoció a Sam Peckinpah en 1967 trabajando para “Noon wine” una película rodada para televisión y se hicieron buenos amigos.

Los dos tenían un carácter salvaje bastante parecido y aficiones comunes como el bourbon y las armas de fuego.

Además de “Grupo salvaje” trabajaron juntos en cuatro películas más: “Perros de paja”, “El rey del rodeo”, “Quiero la cabeza de Alfredo García” y “Los aristócratas del crimen”.

No fueron más debido a que Fielding falleció prematuramente en 1980 a los 57 años, víctima de un ataque al corazón.

 

A pesar de lo bien que se llevaban compositor y director eran famosas sus peleas.

En “Grupo salvaje” hasta en tres ocasiones Peckinpah rechazó las composiciones que el músico había escrito.

Cuentan que Fielding le estampó una silla en la cabeza y el director estuvo a punto de utilizar la pistola que casi siempre llevaba encima.

Afortunadamente lograron ponerse de acuerdo y la partitura que acompaña a la película es magnífica.

El tema principal con su tono trágico y su redoble de tambores de aire militar consigue crear desde los títulos de crédito iniciales una atmósfera tensa que nos anuncia las matanzas a las que vamos a asistir.

 

 

 

Comentarios y opinión:

 

La violencia coreografiada de esta película y las sucesivas de Sam Peckinpah tiene un tono paradójicamente poético.

 

Hay un cierto lirismo.

 

Los personajes van sucios, en la mayoría de los casos son detestables, de una bajeza moral insoportable, pero aún con todo hay un tono épico en los dos personajes principales.

 

William Holden y Robert Ryan fueron amigos. Un malentendido les hizo enfrentarse y les ha convertido en enemigos.

 

Los dos se respetan, se temen y en realidad no desean su final. Pero el destino les ha hecho enfrentarse.

 

Uno de los aspectos más inquietantes de la peli es la constante presencia de niños como testigos atónitos de los tiroteos y como verdugos crueles al principio de la peli.

 

La imagen de los infantes disfrutando al ver como un alacrán es destruido por un montón de hormigas es escalofriante y curiosamente es una de la imágenes más truculentas de la peli.

 

La sucesión de tiroteos, de escenas de acción, hacen que la peli se disfrute con atención e interés.

 

La historia avanza de manera trepidante y no da respiro.

 

Siempre se ha dicho que Peckinpah  renovó el género. Yo creo que le dio una vuelta de tuerca más.

 

Conservó elementos básicos (la épica, el lirismo), pero introdujo la violencia descarnada, la suciedad física y moral.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

Grupo_salvaje-838601072-large

.

.

grupo salvaje

.

.

.

.

.

.




MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: