La juventud – 2015 – Paolo Sorrentino

 

La juventud ha despertado grandes pasiones, con críticas a favor y en contra, entusiastas ambas.

 

La palabra que mejor definiría mis sentimientos ante esta peli es: fascinación.

 

Me han fascinado:

 

Los planos en ese Balneario suizo.

 

La decadencia de ese retiro de lujo.

 

Los personajes variopintos.

 

El tono onírico con imágenes reales.

 

El retrato de la decadencia de una clase social.

 

La belleza de Rachel Weisz (perfecta, divina, encantadora).

 

El análisis de la vida y la visión según la edad.

 

Lo grotesco de algunos personajes.

 

La reflexión sobre belleza e inteligencia (hablamos de la Miss Universo).

 

Michael Caine con una interpretación magistral.

 

La obra musical final, con muchas ganas de aplaudir.

 

Jane Fonda, mejor actriz que nunca.

 

Harvey Keitel y su corte de guionistas buscando un final a la peli, que Keitel termina interpretando de verdad.

 

Ese obeso hipoxémico y famoso, no sé porqué, un virtuoso de la pelota de tenis.

 

Sus mensajes, sus reflexiones, sus imágenes…

 

 

Para mí mejor que La gran belleza

 

Una obra de autor y de arte.

 

En dos palabras im-presionante.

 

Como diría Rajoy: “muy buena, mucho buena“.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

La_juventud-637395815-large

.

.

lajuventud

.

.

.

.

.

.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 Comentarios to “La juventud – 2015 – Paolo Sorrentino”

  1. Fatima says:

    Magnifica crítica Ramón, a mí también me fascinó.

  2. Alberto Arranz says:

    Más que la juventud debería titularse la senectud o al menos llevar el subtítulo entre paréntesis. Es una película que habla más que nada de la ancianidad, evocar la juventud desde los años finales no es hablar de la juventud, es detenerse en lo que ya no somos. Nos empeñamos reiteradamente, o se empeñan, en hacernos creer que la esencia de la juventud es la que se evoca desde la experiencia, cuando es todo lo contrario, la juventud es juventud precisamente por carecer de la experiencia y abundar en opciones de futuro, y por tanto en la posibilidad de errores, que más tarde ya no existe. Parece que nos quieren decir “cuando seas viejo te darás cuenta de lo que es la juventud”.
    La estructura de la peli parece seguir las señas de identidad por las que apuesta este director: entornos de lujo y alto nivel de vida, exteriores maravillosos, elegancia visual y bellisima fotografía; la música acompaña de manera irregular, el tema final me pareció lo mejor.
    Es difícil no establecer comparaciones con “La gran Belleza” sobretodo cuando la tenemos tan cerca. Creo Juventud gana algo en estética fotográfica y actores de renombre y pierde algo en el guión. Claramente menos feliniana (la referencia a “La dolce vita” de la gran belleza es clara) sigue siendo una película que trata de reflexionar sobre el paso del tiempo, las verdades esenciales y lo futil de la vanidad que con tanta frecuencia confundimos con ilusiones. Un balance final que me recuerda un poco a “Fresas salvajes” de Bergman, pero con irregular tino a lo largo del film.
    La mala lechecilla hacia la clase intelectual también está aquí muy presente. Tal vez con ello tanga que ver la inclusión del la ordinaria/chabacana figura de Maradona y el videoclip de la cantante pop. O tal vez Sorrentino lo haya hecho para dar en las narices a sus críticos. Me hizo gracia la escena en que los alojados en el balneario caminan en fila india de forma mecánica al paso marcado, también mecánicamente, por la bedel del hotel, como si de una escena de “El muro” se tratara. El juego de esconder hasta el final lo que le ocurre realmente a la esposa de Fred Ballinger, me chirrió un poco. Me descolocó también la exhibición del buenorro cuerpo de la Miss Universo, no sé exactamente que pintaba ahí. Tal vez demasiada referencia a que la plenitud de la juventud tiene que ver con la plenitud sexual.
    Los actores están muy bien, qué se puede esperar de estos fenómenos, incluida Rachel Weisz. A Jane Fonda me costó reconocerla…¡¡vaya momia!!
    Como balance general, me ha gustado, es una buena peli, pero me ha parecido un poquito larga para lo que cuenta y como lo cuenta. Apoyarse excesivamente en “maneras diferentes de filmar” puede hacer que la película acabe resultando un poco cansada y con cierto tufillo a deseos de sorprender más que a tener algo que decir.
    Un abrazo.

  3. Fàtima Fernández says:

    La Giovinezza, Youth, La Juventud, es una sinfonía humana, caótica , poética y reflexiva. Oscar Wilde decía ” La juventud se desperdicia en los jovenes” y Sorrentino parece que opina igual, ¡¡¡ discrepo.!!!!
    El guión juega con nosotros, borrando las reglas del gusto. Los gustos de jovenes y mayores no son los mismos. Lo que para un joven es música , por ejemplo la bedel haciendo gimnasia a tope con la wii, la música a toda leche y al momento un grupo de ancianos en absoluto silencio, siendo masajeados, casi muertos. La belleza e inteligencia de Miss Universo, me encantó la conversación que tuvo con el actor, que al igual que muchos la prejuzgan de frívola y tonta, no tiene porqué. Y lo extraño de una pareja de viejos teniendo sexo en el bosque, verlo a ciertas edades puede herir la sensibilidad.
    La música me parece acertada, dispar como lo es toda la película, pero no por ello menos atrayente. Tenemos un estupendo y actual tema de Paloma Faiht ” Can´t rely on you”, tenemos “Wood symphony ” donde vacas, cencerros y pájaros forman un buen equipo. Toda la música sin ser expectacular, creo que hecho aposta, para dar mayor magnitud a los 6 minutos finales que nos ayudan a digerir todo llo que Sorrenntino nos quería contar. Lo hace con una magnifica soprano subcoreana, de 53 años que para nada aparenta , Herbert von Karajan la llamó ” La voz del cielo” nosotros aquí en la tierra la llamamos Sumi Jo. A la que agradezco que me hiciera estremecer y que se me saltaran las lágrimas al escuchar el tema final .
    ¿La libertad es también un modo de perversión? como nos dice Fred Ballinger , esta montaña de planos inclinados, la juventud no es un divino tesoro, lo son la salud y la libertad. De la que carecen ambos, jovenes y viejos. Parece que no han pasado los siglos, los artistas siguen estando a merced de la reina y del público que les recordará no por su gran obra sino por el pequeño desliz o su peor trabajo. Claramente nos muestra Sorrentino a varios bufones .
    El desenlace con la mujer de Fred Ballinger, lo veo de verso libre y poético . Me recordó a Buñuel, primero nos muestra la tumba donde yace su esposa, y cuando lo normal sería que hablara sobre la tumba, Sorrentino nos la revive para que se reconcilie con su marido y además aprovecha para contarnos como fue su trágico final.Me gustó, al final el león no es tan fiero como lo pintan.
    Mi comentario puede parecer algo desordenado y sin guión, pero más bien son cuatro pequeñas anotaciones MUY SUBJETIVAS, poco había que decir que no hayan dicho Don Ramón y Don Alberto.

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: