El puente de los espías – 2015 – Steven Spielberg

 

Para que una peli funcione lo ideal es contar con un buen guión, unos buenos actores y una buena dirección.

 

A veces, con todo eso unido puede salir un bodrio. Y lo contrario.

 

En esto del cine, y del arte en general, no hay fórmulas predeterminadas infalibles.

 

En El puente de los espías han metido mano en el guión los hermanos Coen y se nota.

 

La ha dirigido con maestría Spielberg.

 

La protagonizado el solvente Tom Hanks.

 

Y el resultado es magnífico.

 

El puente de los espías tiene ese aire a cine clásico de calidad, con el toque autoral de Spielberg.

 

Este director ha ido dejando atrás el cine de entretenimiento, que tanto buenos momentos nos ha dado, para cobrar un carácter más personal, más propio.

 

El abogado de éxito James B. Donovan deja su confortable vida de litigador de seguros para resolver un embolado de padre y muy señor mío.

 

Es un hombre justo, responsable, que cree en lo que hace. Es el Atticus Finch de los espías.

 

Lleno de confianza porque sabe que le ampara la razón y la justicia.

 

La trama comienza como una peli de juicios para transformarse en una peli de espías.

 

¿Porqué el Señor Donovan se convierte en un gran negociador? Porque detrás de sus argumentos hay un fondo moral una carga de justicia incontestable.

 

Dentro de la trama hay muchos aspectos notables.

 

El retrato de ese momento histórico de la creación del Muro de Berlín.

 

El adiestramiento de esos pilotos norteamericanos para ejercer como espías y las exigencias más allá de lo moral.

 

Resulta grotesco el trato que recibe el abogado Donoban en Berlín, tanto por parte de los agentes de la CIA como de los soviéticos. Con ese ejercicio de humillación de la persona, posiblemente para hacerlo más vulnerable.

 

Encomiable la entereza y la dignidad que mantiene el personaje de  Tom Hanks en todo momento.

 

Spielberg no puede evitar adornar la historia con toques de sensiblería que a mí me resultan molestos, pero, lo cierto es que no se excede, sabe controlar esos malos impulsos.

 

El puente de los espías es una gran peli, posiblemente una de las mejores de este año.

 

Esta vez la fórmula ha funcionado.

 

 

Muchos besos y muchas gracias.

 

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares

 

Colaborador de Esradio Guadalajara y Alcarria TV

 

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

 


 

.

.

El_puente_de_los_esp_as-489906937-large

.

.

.

.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 Comentarios to “El puente de los espías – 2015 – Steven Spielberg”

  1. Fàtima Fernández says:

    Excelente crítica Ramón, solo añadir un pequeño comentario….
    La Magnífica fotográfia de Janusz Kaminski. El fotógrafo polaco que ya es un habitual en las películas de Steven Spielberg ( La Lista de Schindler, Lincoln, Munich,..).
    Fotografía que se caracteriza por darle a la luz esa carga tan dramática, con el uso ( incluso abuso) de fuertes contrastes en los que se puede palpar el polvo en suspensión, o el aliento frío de la respiración. Atrapa esa atmósfera con el uso de una gama fría con predominio de los grises y azules oscuros.
    El inicio del Puente de los espías me atrapó de lleno, mediante un hábil recurso, un primer plano, alerta al espectador, de una doble vida, quizá de la condición de espía de Rudolf Abel, pintando su autorretrato con la ayuda de un espejo, y ahí empieza todo, …..

    En mi opinión El Puente de los espías merece un número considerable de los más destacables premios Oscars.

  2. Ramón says:

    Magnífico comentario.

    Pues aunque parezca mentira en los Globos de Oro no ha sido nominada para ningún premio.

  3. Alberto Arranz says:

    Pues la vi ayer y me gustó regular. La historia es interesante, basada en hechos reales, recrea la construcción del muro de Berlín y la naciente DDR, la fotografía me gustó, como a Fátima (me recordó mucho a El Pianista), la puesta en escena es muy buena ¡Es Spielberg! (aunque con algunas sorpresas; es muy chocante que esté nevando a todo trapo en Berlín cuando es primavera en Brooklin o que, de la larga fila de gente que está esperando para pasar el muro de Berlín, solo Tom Hanks tiene frío y exhala baho al respirar y alguna otra que luego comentaré), pero el ritmo de la película es lento, resulta algo monótona, de no mucha intensidad y acabó por hacerse un poco larga.

    Comienza presentando a un abogado honesto (por lo que parece, ambos términos constituyen un oxímoron), que no se arredra frente a la inercia de una justicia que deja de lado sus obligaciones éticas cuando se trata de ir a la guerra contra el enemigo de la nación: el comunismo. Eran años de la guerra fría y la población americana estaba imbuida hasta la histeria de terror al comunismo. Los años de la caza de brujas. No está mal para empezar pero la narración carece de sutileza hasta rozar lo infantil. Esa justicia tan carente de ética y ese abogado tan desubicadamente íntegro, chirrían. Así mismo me resultó poco creíble lo que conseguía nuestro honesto abogado con discursitos pretendidamente profundos y convincentes pero que en realidad no son más que obviedades. A quien no le haya parecido así, le invito a que los vuelva a escuchar: puras obviedades, quien no defiende eso.
    A Tom Hanks lo encuentré con oficio pero sin brillo. Ya quisiera Tom Hanks, en este papel, parecerse al Atticus finch (Gregory Peck) de “Matar a un Ruiseñor” aunque solo fuera de lejos (que maravilla de película y de novela).
    Luego Spielberg parece que pretende discurrir por un sendero ecuánime en su crítica a la sociedad occidental y a la soviética. Ambas tratan a su prisionero de forma censurable y tanto la CIA como la KGB quedan en entredicho. Pero volvemos a lo mismo, el agente de la CIA es tan estúpido, el pobre, que uno se pregunta como un organismo así es capaz de influir a su antojo en los destinos del mundo si cuenta con tipos como ese y el miembro de la KGB es igualmente esperpéntico, el actor parece escogido en un casting de individuos que cumplan a rajatabla con el ideario americano de lo que es un ruso. Si hubieran tenido que incluir a un español hubieran buscado un torero. No pude menos que sonreír al ver a aquel rostro de formas redondas, entradas simétricas en el cuero cabelludo y gafas de cristal cuadradas. Previamente ya me había reído bastante en la escena en que la falsa familia de Abel recibe al abogado Donovan en la embajada rusa, con esa esposa rusa copiada de las matriuscas que venden a los turistas en Moscú. Bochornoso.
    La historia del estudiante es claramente un pegote que ha incluido, como ha podido, por fidelidad a los hechos y lo aprovecha para enaltecer a este abogado tan integro que consigue el cange de los dos prisioneros aun en contra de las órdenes de la malvada CIA (perdón por el spoiler para los que no la hayan visto).
    Pero ya digo, aunque pretende cierta ecuanimidad, no lo consigue y se le ve la pluma patriótica inclinando la balanza a la estupenda nación americana frente a la oscura y atroz sociedad comunista, con abatimientos en el muro de Berlín incluidos. Que termine pintando al pobre piloto americano como un cobarde tiene poco peso cuando nos hemos hartado de ver cuan íntegro puede ser un americano. Sigue en la línea cuando, en el texto final, nos incluye los miles de ciudadanos que el abogado Donoban consiguió liberar gracias a sus dotes de negociador, que no es que yo quiera decir que no las tuviera, pero nada se dice de cuanto dinero soltó el gobierno americano, bajo cuerda, para conseguir aquellas liberaciones. Como si Castro fuera tan estúpido de dejarse convencer por los discursitos sobre integridad moral de un americano.
    Con todo lo que llevo dicho, mejor no hablo de los toques sensibleros ni de los golpes de efecto como las escenas del autobús, situadas al inicio y al final de la película.

    Algo más interesante es el personaje Rudolf Abel interpretado magníficamente por Mark Rylance, un actor que, según he podido averiguar, proviene del teatro y tiene poco recorrido en el cine. Pues que no lo dejen escapar porque es fantástico.
    En fin, me ha parecido una película no tan buena como la están pintando. Pero si todo el mundo lo dice, será que estoy equivocado. Hace poco vi Caballo de Guerra, también de Spielberg, y me gustó muchísimo más.

    Un abrazo

  4. Ramón says:

    Muchas gracias, Alberto.

    Magnífico.

Deja un Comentario

MENÚ DEL BLOG

 

Archivo:
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • Categorías: